Gran revuelo ha provocado el proyecto de castración de pedófilos anunciado por Sarkozy. Como si fuera una novedad. Porque desde hace años sigo esa milonga sé que, desde que en 1996 se abrió el mismo debate en los EEUU, se han multiplicado las intentonas. En California se autorizó por vez primera la castración opcional de los violadores que, como luego en Florida, sería forzosa para los reincidentes. ¿Acaso no sostiene Amnesty Internacional, esa bendita mosca cojonera, que siete de cada diez violaciones son obra de quien ya había violado antes? Clinton auspició la ley Megan que obligaba a los estados a informar públicamente de la libertad de los violadores, pero países avanzados como Alemania o Suecia o Dinamarca dieron el paso de optar por la castración preventiva, abriendo una moda que tuvo éxito especial en Hispanoamérica, en países como México, Colombia, Chile, Perú o Costa Rica, y que parece animarse a la vista de los frecuentes hallazgos de redes pedófilas internacionalmente organizadas, por lo general a través de Internet, pero también por algún caso tremendo como el reciente del pedófilo de Roubaix, ése miserable que chulea a la opinión –y a la Justicia– preguntándose la razón por la que debe abstenerse de profanar a los menores y alardeando de su impunidad, al parece incluso inverosímil, en un montón de casos ocultos. En la Francia jacobina y celosa de sus libertades quienes se oponen a la propuesta acusan al Presidente de poner en marcha la “estrategia de la emoción” para explotar el miedo creciente a la inseguridad de muchos sectores sociales. La “otra Francia”, ni que decir tiene, apoya sin fisuras un recurso extremo que no tiene por qué, en su opinión, forzar el espíritu de la ley. Y en España, ya se sabe, como en las corridas mediocres, división de opiniones: calla el PP y admite el PSOE la posibilidad de su aplicación en “casos extremos” mientras IU habla de “terapias” y las víctimas de violación piden “más madera”, a ver. Realmente algo hay que hacer más allá de las lamentaciones. Yo creo que lo que subleva a sus oponentes es la habilidad de ‘Sarko’ para pillarlas al vuelo.
                                                                xxxxx
No entiendo bien, en todo caso, estos escrúpulos de una civilización que consintió durante siglos que se mutilara a los niños cantores para conseguir que sus tesituras alcanzaran desde las de la soprano a la de la mezzosoprano de modo que pudieran sustituir a las hembras de coro prohibidas por el canon y los decretos. Incluso en el “universo feliz” de los ‘ilustrados’ estaba vigente la práctica de bañar al adolescente en leche caliente y sedarlo con narcóticos antes de proceder a emascularlo, una práctica que sólo desaparece, que yo sepa, ya en pleno romanticismo, al filo del último tercio del XIX. Ahí tienen a Farinelli aclamado por toda la culta Europa desde Venecia a Londres pasando por la corte española, pero hay otros muchos (los Marchesi, Cesari, Pacchierotti, Velutti…) sin contar la legión de desdichados que se quedó en el arroyo, mutilada, compuesta y sin novio. Digamos que el ‘alumbrado’ europeo distingue, en última instancia, entre la mutilación de un muchacho y la de un malhechor por el hecho de que la primera concierne al ámbito artístico, exento de normas en su fuero exclusivo, y la segunda al de la simple y vulgar necesidad. Curioso por lo menos, no me digan que no. Y más curioso todavía, para mis cortas entendederas, tanto tacto a la hora de proteger a un malvado y tanta indiferencia frente a la tragedia de los inocentes. Vean la imagen de ese bárbaro proclamando su derecho –“Me gustan los niños, ¿y qué?”– y luego hablamos. No les digo más que en el Red pudo verse hace poco la violación de un bebé. Que digan los de IU dónde están esos “remedios” o los del PSOE qué entienden por “casos extremos”. La obsesión por la seguridad fue tradicionalmente el gesto de la minoría reaccionaria. Hoy se ha convertido en la exigencia de la mayoría.

23 Comentarios

  1. ¡Con dos piedras, jefe, y sin contemplaciones! Lo demás son pijerías de filósofos como uestd mismo, dicho sea con cariño por mi parte.

  2. El problema estriba en encontrar un procedimiento garantizador que no sea cruel ni vengativo, como demasiadas veces se pretende. Ni el mayor crimen merece la venganza, que no tiene más sentido que el de otro crimen. Estoy de acuerdo con ja en que algo tienen que hacer los poderes públicos para frenar esta sangría y esta degradación inconcebible. Hoy cuenta cosas la columna que hacen estremecerse a cualquier biennacido y cuando esto ocurre hay que pensarse dos veces pero sin pausa qué medida adoptar.

  3. gm decía el martes en Onda Cero, (Herrera en la Onda) que el toque tiene que estar en adecuar las penas de modo disuasorio. Sombrerazo, jefe: no hay otra solución, y lo demás son cuentos de políticos siemprependientes de las encuestas.

  4. Pienso horrorizada en esa madre que ha ido ofrciendo a sus niños (uno bebé) para “prácticas sexuales”, y me pregunto qué hacer con ella. Sin dudarlo: esa mujer no puede estar libre, es peligrosa, y si es enfrema, que puede que lo sea, pues que la aislen con la piedad debida pero impidiendo todo contacto con la sociedad y, antes que nada, con sus propios hijos.

  5. Olvidamos a veces que los jueces no hacen la ley sino que se limitan a aplicarla. A esa mujer no podrían castigarla con una pena demasiado larga porque, desde el punto de vista tipológico-penal, lo que ha hecho no es de lo peor… Tendremos que admitir –pero todos, o al menos la mayoría– que estas sanciones no sirven para disuadir sino que lamentablemente puede que estimulen a cometer delitos en vista de su lenidad.

  6. Lo del bebé, para coger el hacha, el resto para concluir que nos rige una patulea de incapaces pasteleros que van a abocarnos, o a un apocalipsis (ya el ámbito familiar lo es) o a una mano de hierro. Van el doble mujeres asesinadas en agosto respecto del año anterior, tengo entendido. Esto no se explica más que, como dicen entre otros jagm, en función del fracaso de la Justicia, es decir, de la Ley, si lo prefiere Ropón.

  7. Pues miren ustedes por dónde, hoy voy a discrepar del Anfi y con la apostilla que hace mio caro don Rogelio, recordándolo donde el Herreracarlos. Estoy convencida de que con cierto tipo de criminales -ninguna enfermedad puede ni debe atenuar un crimen, aunque discurran en paralelo- no hay disuasión posible. Está demostrado que el violeta vuelve a violar y el pederasta volverá por su senda. Es mi naturaleza, que dijo el escorpión.

    La sociedad no tiene otro recurso válido que el aislarlo de forma p-e-r-m-a-n-e-n-t-e del entorno que propicie su recaída. Son presos modélicos. Po fale, po m’alegro. Reclúyasele en un monasterio a cavar el huerto, en una granja ecológica, en un taller de bordado o en un estudio con luz cenital para que pinte al óleo. Dótesele de tv de plasma, de cualquier comodidad que pueda ganarse con su trabajo, pero rodeado de una verja de altura y consistencia a prueba de misiles. Y con su pulsera conectada al gps del que lleva el rotweiler. Incluso la castración, me da igual que se haga en quirófano que con inyecciones, me parece insuficiente. No olvidemos que el órgano sexual dominante es el cerebro.

    En cuanto a las pavadas de IU, ni caso. Cuando en Expaña no había Escuelas de Salud Pública, los galenos solían escoger dos destinos: United Kingdom o Cuba. Én esta última alcanzó su título pomposo el pobre Llamazares. Con eso está dicho casi todo. Venían con teorías como la de que en núcleos apartados hubiera un ‘sanador’ sin título que supiera desinfectar heridas, practicar primeros auxilios y conocer yerbas y remdios naturales. Eso “ahorraría” médicos y gasto sanitario. Nada de teléfonos de urgencias ni un buen sistema de cronodesplazamientos con ambulancias medicalizadas. Claro que en Cuba, desmoronado el primo zumosol soviético, conseguir una aspirina era una heroicidad.

    A algún vaina le he escuchado en público estas jodas. Lo juro por Snoopy.

  8. A destiempo acabo de leer el artículo de ayer sobre el “gap” entre el hombre y el animal , especialmente el mono y me ha interesado muchísimo. Me apetecería hablar de ello mucho más que del tema de hoy, que muestra una cara horrenda de la humanidad.
    Es facilísimo estigmatizar al otro acusándolo de ser de derechas simplemente porque espera que se impida a los pedófilos y a los violadores de reincidir!

  9. Marta repite. ¿Alguien sabría si por el net se puede conectar con Onda cero, que supongo que es como se llama la radio por donde se oye “la voz de su amo”? ( Es una gracia, pero respetuosa, ¡qué conste!)
    Gracias miles.

  10. No veo la discrepancia, linda Cernícala, ni con el anfi ni con don Rogelio, pues vienen a decir ambos lo mismo que su beldad. ¿Cuántas veces ha repetido este buen hombre eso del enduecimiento de las penas (que ZP acab ade decir, levitando aún por la recepción regia) que “no está en la agenda del Gobierno”) para determinados delitos? Yo se lo he oído en más de una y de diez ocasiones, lo mismo en los tiempos de D16 y Luis del Olmo que en estos, mucho mejores, que corren hoy día. Nadie podría discutir esa teoría de la responsable privación de libertad en casos tan horrendos. Lo raro es que esta sociedad se conforme con rasgarse las vestiduras tras cada notición espantoso.

  11. No se trata de castigar, y menos de causar daño “compensatorio”, sino de proteger bienes jurídicos superiores, sencillamente. Un pedófilo es una criatura perversa y, como doce con razón Cernícala, incorregible. Hablar de reinserción a título teórico (aunque esa teoría tenga marchamo constitucional) es perder el tiempo. Sarkozy estará guiñando el ojo pero nadie podrá negarle oportunidad (no oportunismo) tras el caso Dutroux y el que estops días conmueve a la opnió europea. No será fácil arbitrar esa solución pero la de la reclusión perpetua –insisto para delitos determinados, de extrema gravedad, y siempre bajo el control judicial– ya existe en muchos países tan democráticos como el nuestro.

  12. (Para doña Marta Sicard: teclee en GOOGEL “herreraen la onda” y encontrará el enlace).

    Me sumo de cabo a rabo a las razones de gm y apoto incindicionalmente la “filosofía” de Sarko, esperando que –¡buenos son los franceses, mejorando a nuestra dama bloguera!– se llegue a una buena solución práctica. Los escorpiones, en efecto, son incompatibles con la vida, cosa que cuesta decir en un país como el nuestro, en el que como ha repetido tantas veces jagm, hasta se “siembra” de víboras un monte…

  13. En comentario a Aron (El Velódromo), felicita el Abate a jagm por haberse, al fin, caído del guindo. ¡Cráneo privilegiado, el de ese hombre! Me llama la atención que, en cambio, no nos haya aleccionado hoy (aunque fuera con Javier Ortiz) sobre un tema tan delicado como el que plantea la columna.

  14. Hoy han ejecutado al preso 400 en Texas. Disponiendo de la posibilidad de mantenerlo encerrado toda la vida no entenderé nunca que alguien se crea con derecho a arrancársela bestialmente a un criminal por peligroso que sea. Tampoco que los alacranes campen por sus respetos, y no hay que decir que hoy campan como nunca lo hicieron.

  15. Para juristas y curiosos en general: ¿Alguien recuerda un solo nombre de los ponentes de este Código Penal “de la democracia”? Gente de partido hicieron lo que pudieron desde su menguada capacidad y experiencia de penalistas –me consta– con el resultado de todos conocidos. Pero ese “de la democracia” dice mucho: dice, sobre todo, que estos problemas de la sociedad de masas difícilmente pueden abordarse con antes haber hecho la digestión del espíritu democrático, que no es lo que se dice fácil de digerir a estos efectos. Las democracias del mundo civilizado, aquellas que ya no son una novedad para nadie en su país, no tienen complejos. Nosotros, sí.

  16. Ánimo, mi doñita, desde un lejano rincón. Hoy no le discuto si mendozina con cé o con zeta. Sólo le deseo que mire hacia arriba y seguro que una nube, una estrella o un pajarillo le transmitirá la sonrisa y el abrazo que le envío.

    Y no le rehuya al prozac ni a ninguna otra droga legal bajo la prescripción de un galeno de su confianza. El cielo la alivie.

  17. Mil gracias, Miss Corneja, querida. Es buena le gente que rodea a mi don josian. Andá y seguí adelante todos.

  18. Tengo la duda de que pudiera ser la Ciencia la que consiguiera hacer la supervivencia más segura, al margen de la Moral.
    04-03-07
    ****************************************
    Esto escribí sobre “El tabú del incesto” el 04-09-06 cuando el amigo JaGM habló de ello.
    Hoy sigo con el mismo argumento conceptual. El deseo sexual no queda eliminado en el macho por castración física o química ni por problemas de salud física ó mental. Pertenece a un mandato genético y está depositado su desencadenamiento en el cerebro.
    Si se somete a un grupo de ancianos en un ambiente propicio a que respondan de manera libidinosa, tengan éstos 100 o más años, la mayoría responde positivamente a la prueba de la existencia del deseo.

    Estos futuros castrados, responderán tarde o temprano a la exitación sexual, y posiblemente con una acción mucho más violenta, por fustración.
    Quizás una buena terapia psicológica, aumente el grado de control cerebral y reconduzca el deseo. Pero éste no desaparecerá NUNCA totalmente.

    La hembra es otra historia.

  19. Una hembra puede estar dando placer al macho mientras está ocupada en otros menesteres, para un macho es una situación difícil de mantener.
    El macho dificilmente puede hacer dos cosas a la vez.

Responder a berenice Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.