El concilio congresual ha dejado claro que, mientras la política siga siendo un mercadillo sin ley, la impostada crisis del sanchismo no será más que una comedia. El pacto a tres bandas con los criptoetarras  de Bildu, el insaciable nacionalismo ultraburgués del PNV y los incautos pero ambiciosos “centristas” de Ciudadanos, fingiendo el rifirrafe con ERC pero dejando entrever futuras cesiones, demuestra que el cesarismo cuenta con un compromiso tan disimulado como efectivo. Asistimos a la cosecha del viejo “pacto del Tinell”, el garlito zapaterista reforzado por el “jarabe bolivariano”: lo único irrenunciable es el Poder, a costa de lo que se tercie, aunque sea manteniendo en el gueto a la mitad de España. El nuevo PSOE parece decidido a reproducir la locura guerracivilista de otros tiempos, asistido como entonces por la derecha más pánfila.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.