Parece ser que la vice Yolanda Díaz –“la ministra del extraño prestigio” (copyright: Rosa Belmonte)—anda sopesando la muy razonable oportunidad de abstenerse tras el 19-J para, permitiendo continuar al “Gobierno del cambio”, frenar en seco a la ultraderecha lepenista. Gran idea, probablemente efímera. Y por otro lado, ahí tienen al trujimán bolivariano Zapatero jaleando insensatamente las pasadas corrupciones, ocurrencia que es probable que acabe lamentando el propio pseudo PSOE sanchista. Las campañas electorales son la gran ocasión de los arribistas y el azote de las democracias maduras, en las que esos espontáneos ven el portillo idóneo para colarse de rondón en un debate público legítimo al que, como a los carteristas en las ferias, ningún alcalde con sentido común habría invitado. Por si “éramos pocos, parió la abuela…”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.