Han dado en llamar “espíritu de Dos Hermanas” al indisimulable auge del PP andaluz que, ciertamente, en Dos Hermanas, gran fortín del PSOE de toda la vida, inauguró su nueva estrategia de meterse con audacia en la boda del lobo. Ganaron en Dos Hermanas, contra todo pronóstico, luego en Atarfe o Antequera y ahora pretenden concentrar en Valverde –feudo onubense por antonomasia—su estrategia de cambio. No se le puede negar al PP entusiasmo y valor para jugarse el resto una y otra vez, ni a sus actuales dirigentes una admirable presencia de ánimo. Si les sale bien lo de Valverde habrá sonado la alarma general, no cabe duda, y estaremos entrando en una precampaña muy distinta de las anteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.