Hay como un espejismo estival en el horizonte político que vuelve esperpéntica la política autonómica. Vemos, por ejemplo, a un ex-consejero de Industria de la Junta encabezar una operación multinacional en uno de los negocios más oscuros de los últimos tiempos, la crisis minera de Riotinto. Escuchamos a la consejera de Medio Ambiente largar, frente al barco chatarrero encallado en Algeciras, la tremenda chorrada de que la Junta no tiene competencia para actuar en tanto el fuel no alcance la costa, esto es, cuando ya no tenga remedio la catástrofe, y superarse a sí misma aconsejando a los despedidos/traicionados de Boliden que traten “con cariño” unas ofertas de empleo que, por cierto, nadie ha visto más que ella. Y en fin, no se pierdan al decano de los abogados de Sevilla llamar a Chaves “trilero” y pedirle que deje de comportarse como tal en el contencioso absurdo de la Ciudad de la Justicia. Menos mal que el ferragosto se acaba, pero no se preocupen porque ahí está ya septiembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.