La marcha de la banda de Gordillo está amenizando el verano con sus imprevisibles ocurrencias. Claro que la culpa no es sólo de quienes actúan como bandidos de guardarropía, sino en una autoridad medrosa cuando no cómplice. ¿Qué significa eso de ver a la Guardia Civil desplegada ante la puerta de una finca privada –por cierto, de enorme valor—mientras los “ocupantes”, como si se tratara de jugar al escondite, se cuelan por un acceso próximo? ¿Por qué les consiente semejante allanamiento y la divertida ocurrencia –que da una idea de lo que tiene de lúdico el esperpento—de bañarse en la piscina de la propiedad? ¿Y qué significa, en boca de un diputado, esa desafiante imbecilidad de exigir una orden judicial para “desocupar” lo ajeno? Yo tengo una teoría propia, en todo caso, y es que si al PSOE y a IU les viene bien que Gordillo permanezca lejos del Parlamento mientras dura el paripé de la comisión investigadora, a Gordillo, por su parte, le viene mucho mejor vagar con su banda de aquí para allá que plantarse frente al Parlamento a clamar por el atraco de los ERE y las prejubilaciones falsas. Gordillo es un vividor, aparte de un narciso irredimible, un agitador bien pagado con dinero público que elige con cuidado las “acciones” para no molestar a quienes no lo molestan a él. ¿Cómo es posible que el PSOE se haya negado a reprobar en la Cámara a ese esperpéntico diputado, cómo lo es que IU apoye sus acciones — qué duda cabe que delictivas en muchos casos– con tal de verse libre de él y mantenerlo mientras más lejos mejor?

Gordillo sólo tiene un papel, el del agitador romántico, esa antigualla, pero sabe de sobra cómo utilizarlo sin pasarse de la raya que forzaría a cortarlo por lo sano. La culpa de sus desmanes, en consecuencia, no la tiene él sino sus consentidores: un Gobierno que gasta guante de seda, una Junta que temblaría ante la sola idea de que a Gordillo le diera por dirigir su caterva contra su corrupción, y una IU cuya complicidad sólo se explica desde la visión de un radicalismo de pacotilla. Gordillo es la contrafigura de un anacronismo clamoroso pero que le viene de perlas a los “socios” de una Junta social-comunista… mientras vague por esos campos. En la URSS, en Cuba, en su Venezuela de su alma, lo habían pasado por la piedra por sólo intentar lo que aquí perpetra. Él lo sabe mejor que nadie después de tres decenios de esperpento y formidable sueldo a fin de mes.

12 Comentarios

  1. ¡Vaya palo, camarada! con unos cuantos así se acaba con el mito de Marinaleda y el vividor que lo dirige. Vinbiendo de una voz de Izquierda es precsio darle más valor y felicitar por su independencia a su autor, jagm.

  2. Y el ministro diciendo que toto es una “patochada” en connivencia con un duque, ¿abráse visto mente más retorcida e inútil? Pues que siga por ese camino y ya vendrán los palos.

  3. Gordillo sabe muy bien qué papel interpretar en cada momento: un personaje quijotesco como pocos. Con acompañamiento de una legión de Sanchos, por supuesto.

  4. ¿Y qué me dicen de mi paisano, el eminente filólogo y retórico Diego Valderas, número 2 de la JdAndalucía, que no se moja los pies ni la tarde del jueves santo?. Lean sus declaraciones de ayer:

    Para no sustituir el trabajo de la comisión, prefiero evitar pronunciarme sobre las declaraciones realizadas este miércoles por el exdirector general de Trabajo y Seguridad Social de la Junta de Andalucía, Francisco Javier Guerrero.

    En román paladino: No vaya yo a decir algo que comprometa, incomode o simplemnente no sea del agrado de mis socios de gobierno y a partir de ahora me malmiren y rebajen algunas de las altísimas cotas de bienestar que he conseguido.

  5. No se tomen a broma este fenómeno disoluto, que puede acabar muy mal. Oyendo al Ministro del Interior culpar al “ocupado” por el hecho de serlo me he sentido ciudadano de uno de esos países conradianos en los que vivir es sobrevivir. Fantástico el comment, doña EPI.

  6. El sr. gómez marín ganó un premio Pemán con un reportaje –muy bonito, por cierto– sobre la misma marcha que hoy pulveriza dialécticamente. ¿Quiçen ha cambiado, él o Gordillo?

  7. Quién hace esa pregunta no conoce a Gordillo. Y mucho mnenos a gómez marín. La vida cambia, la política que hoy es cuerda mañana puede ser demencial. No veo en nuestro autor ninguna deriva. En el diputado que inspira, dirige y acompaña a los asaltantes, una que conbsidero definitiva.

  8. Tengo dificultades para enviarles mi comment, que en resumen avisa sobre el hecho de que la prensa europea y americana está haciendo con la imagen de estos disturbios lo mismo que hizo con la crisis de Grecia: dar motivo a Bruselas para que nos vean como un país caótico. La actuación del ministro de Interior en la última ocipación, surrealista (Me la ha contado Miller N.Y.).

  9. LA CRUZ SANGRANTE. ESPERPENTO DE INFORMACIÓN.
    Sr. Gómez Marín, me llamo Eloy Rafael, tengo 59 años y ya tengo el pelo muy blanco.
    Soy de la “banda” de sánchez Gordillo, el “bandido” de los caminos.
    Es verdad, la guardia civil no tendría que detener a todos los “miserables” “vagos” sindicalista, mala gente, en definitiva una caterva…
    Gracias a los bancos, los Urdangarines, los Gürtel, los EREs, los reyes cazadores, los Mercadonas que expolian el caladero pesquero saharaui, y demás Senados de la vida, somos felices..esto que dice en su artículo es repugante.
    Es verdad que hay corrupción en Venezuela y Cuba..y en China, con quien no hay problema en comerciar eh?..y también hay corrupción en España, en EEUU, en el Reino Unido…por no hablar de la que hay en la iglesia…
    También hay corrupción en médicos, abogados, jueces, periodistas…
    El “bandolero” S.Gordillo se queda con 1200 euros (aunque cobre más).
    El artículo de usted si que es un esperpento, pero no me sorprende que defienda a quien defende.
    No odie tanto al débil…o mejor, mande fusilar al amanecer las ideas y la rebeldía, es lo fácil de un grupo mayoritario de sanguijuelas..
    ¡VIVA LA REPÚBLICA Y VIVA ESPAÑA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.