Gran tallina la propinada a los despedidos de Bolidén, los recolocados por Chaves tras la tragicomedia de la multinacional que se fue de rositas, y ahora despedidos como, seguramente, estaba previsto. Buena lección para los “parados con perspectiva” de Delphi, todavía en fase zalamera pero, qué duda cabe, apuntados a futuras decepciones. La realidad es que la Junta tapa sus imprevisiones (o sus previsiones, quién sabe) saliendo del paso como puede, pero eso no sería posible, obviamente, sin la complicidad mayor o menor de unos sindicatos domesticados por los dineros de la ‘concertación’ y otros narcóticos. Porque ¿han oído acaso alguna exigencia de aclaración de las subvenciones trincadas por los fugados o alguna explicación de cómo hubiera sido posible que la Junta no se enterara de la fuga de los subvencionados a Rumanía y Marruecos? Los de Bolidén también debieron creer en sus “perspectivas” alguna vez y ahí los tienen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.