El tirano de Guinea, Teodoro Obiang, está de visita de tres días en la España democrática. Pelillos a la mar. ¿Que su país es un moridero y un puerto de arrebatacapas en el que una escogida oligarquía levanta impune la riqueza nacional y hasta la ayuda extranjera? ¡Y qué! ¿Que ese tirano ha suprimido los derechos humanos más elementales desde que depuso y fusiló a su tío, el anterior presidente, ante la sospechosa inhibición de las “potencias”? ¿Que en sus comisarías se tortura a los disidentes, que hay ciudadanos que desaparecen sin dejar rastro, que en sus celdas se pudre un buen puñado de presos políticos? Bueno, esas son cosas que deben censurarse, qué duda cabe, si se trata de un dictador insolvente pero no si el autócrata tiene calderilla suficiente para dar el cambio a sus protectores. La suerte de Obiang, por lo demás, cambió decisivamente el día en que se descubrió petróleo en su territorio erigiéndole a él en el sátrapa capaz de conceder licencias y elegir el socio a placer. Un tirano con petróleo deja de ser un personaje abominable incluso para los regímenes más celosamente democráticos, como demuestran los recientes casos de Chávez y éste mismo, que tal vez pudieron utilizar, mientras les interesó, a las respectivas oposiciones para mantener la tensión pero que, una vez abierta la puerta del cambalache, suelen decidirse fatalmente por cerrar los ojos y aceptar la dictadura. ¡Qué digo cerrar los ojos! El dictador Obiang no sólo ha pisado alfombra roja y recibido honores militares, sino que profanará con su firma el Libro de Honor del Congreso y será agasajado por el Rey con una cena oficial. Ni él podrá llegar a más en toda su vida, ni las instituciones de la democracia española van a tener fácil degradarse más a partir de ahora.
                                                              xxxxx
Aquella oposición guineana en el exterior, antaño mimada por España, explica ahora que semejante allanamiento del Estado ante un tiranuelo de tercera fila obedece ante todo a la presión de las grandes petroleras españolas cuya tutela supone para la democracia, por lo visto, un objetivo más que preferente respecto de los valores democráticos. Hay antecedentes, por supuesto, como la conocida visita a Guinea del presidente de la mayor de esas empresas respaldado nada menos que por dos ministros españoles, el de Exteriores, que iría a lo suyo y, para mayor escarnio, el de Justicia. Vean de qué manera tan sencilla se echan por tierra los principios, consideren lo poco que importa, en realidad, la defensa de esos derechos humanos en cuya bandera se envuelven vistosamente nuestros líderes para posar en el día a día. El Congreso de los Diputados rebajándose a perpetrar una injusta comedia que no sólo ofende a los guineanos sino a todos los demócratas, el Rey prestando su costosa tramoya para el fin de fiesta del que saldrá legitimado el gran déspota cuyas crueldades conoce de sobra el mundo civilizado: he ahí un broche de oro difícil de entender incluso admitida la alta dosis de cinismo que la política impone a sus actores. Entre nosotros se ha producido la aparente paradoja de que sólo la derecha conservadora tuvo arrestos en su día para rechazar las exigencias de ese autarca que hoy se ríe estos días de nuestro régimen de libertades mientras se frotan las manos en alguna multinacional. El Estado convertido en mero brazo del capital, los altos principios políticos, la ética y la moral que nos legitiman frente a la barbarie, arrastrados por el tremedal de los intereses creados, con el Gobierno presidiendo bajo mazas la mísera ceremonia y el Rey prestándose a hacer de comparsa de una petrolera ambiciosa. Estamos tocando fondo al tiempo que predicamos por ahí utópicas sandeces, nos degradamos sin remedio por un puñado de dólares. Hemos vivido pocas vergüenzas equiparables a ésta, pero eso mismo sugiere la posibilidad de que nos queden por vivir todavía oprobios y humillaciones aún peores.

175 Comentarios

  1. Rompo el fuego, por una vez, indignado por el suceso que comenta jam, un acto de cinismo intolerable que desacredita a la dm eocracia española por más que, en última isntancia, haya decidido reducir el boato previsto para la visita del sátrapa. No quiero seguir, no me gusta hablar irritado. Pero lo estoy como ha de estralo cualquier español bien nacido.
    Gracias una vez más por plantarse frente a ests tropa.

  2. ¿Y qué esperaba, jefe? Desde la Transición está esta tropa, como dice el ropón, trajinando con Guinea y sus dictadores (Macías también lo era, como bien sabrá). Allá fueron de “comisarios” eminentes sociatas de lo más progre (alguno sigue por ahí en alguna publicación, olvidado ya de aquella aventura), sospecho que haciendo lo que todo el que parte y reparte. Obiang es un desecho político, pero no es extraño que España, su Gobierno, le tire los tejos: lo está haciendo con otros tantos que no destacan por su mérito democrático.

  3. Ya tiene ahí la respuesta, don jefe: seguiremos con el bçarbaro “guste o no”. Palabra de Moratinos, junto a la sonrisa en sesión continúa del tonto del haba de las alianzas con Erdogan y otros fracasados como el Kofi ése.

  4. Tendremos que acabar admitiendo que la política exterior de la dictadura franquista fue infinitamente más hábil que la de estos señores. Traer a Ike en pleno boicot diplomático fue mucho mejor que echar a Bush, abrazar a Trujillo igual que abrazar a Castro, Chávez u Obiang. Pero Franco no tenía que dar explicaciones porque sñolo respondía ante Dios y ante la Historia, como en efecto debe de estar haciendo, mientras que estos ilustrados racionalistas del progreso esá obligados a otro proceder.

  5. Hoy se dora la píldora en los “medios afines”, los grupos políticos tratan de esconderse, los alcaldes delegan para la recepción, el Congreso guarda el Libro de Honor y el Rey rebaja a privada su prevista cena oficial. Resumen: no tienen vergüenza. Sólo el más tonto de todos, el de Exteriores, ha roto la baraja: hay que hacerlo y se hará guste o no. Pues nada, adelante, que seguiremos tomando nota.

  6. Como cubano, “gusano” si alguien quiere, no dejo de reconocer que una cosa son las relaciones con Castro y otra este negocio del petróleo. Que tenga que ser yo quien lo diga…, no me complace pero ahí queda.

  7. Una vergüenza, nada que añadir. No comprendo cómo no estalla esta burbuja. Y no tengo fuerza moral para oponerme a la brusquedad de algunas críticas. Pablo decía que había que obedecer al Poder. El Apóstol me perdone, pero ése es hoy en España un mandamiento terrible.

  8. Para un político es digno quien le conviene, no lo es quien le estorba. A ZP le conviene Repsol y a Repsol le conviene Obiang: ya me dirán cual puede ser el papel de ese bocafloja que es Moratinos. Hoy estamos todos indignados y no es para menos. Me hubiera desmoralizado mucho lo contrario.

  9. Vuelvo hoy por aqúí –anoche nos reímos Saint Germain y yo por la suspicacia de nuestra amiga bloguera– sólo para añadir mi voto a la censura que me honra compartir con gente tan diversa pero tan unánime frente al cinismo político. Obiang es un miserable, alguien a quien no se puede respetar en política, un verdugo: recibirlo bajo palio es una demostración de insolvencia moral muy parecedia a las que aquí en Francia se prodigaron tanto en tiempos de la Esfinge como en estos tiempos del cólera chiraquiano.

  10. ¿Por qué no le pide a su amigo Trevijano que nos alumbre hoy en este tema, con lo que él sabe de Guinea y de sus tiranos. Anímese que todos se lo agradeceremos.

  11. Una pregunta. ¿Ha desapecido en combate don Juan Moreno, antes Charnego no sé cuántos, sólo por lo del exabrupto (justificado creo) del sr. gm a Sadam? Si es así bien desparecido está, porque debe de teenr menos cerebro que un mosquito.
    Sobre Obiang, lo mismo que todos o casi todos hasta ahora, que no se puede pedir la unanimidad. Somos unos payasos ante el mundo y el Gobierno un descarado contacto de los monopolios. Con tal de que nos ea también comisionista de ellos…

  12. Acabáramos. Hoy el becerro de oro -¿hasta cuándo, Dios mío, hasta cuándo?- es el oro negro. Si los sátrapas arábigos lo tienen, allá que va nuestro Juanito el Fratricida a Marbella a comerles la boca. Si lo tiene el Gorila blanco, pues nuestro zapatético insulso le pone el ojete por si tiene a bien traspasárselo. El día que haya oro negro en la Conchinchina, allá que irá Curro Desatinos a hincar la rodilla ante quien haga falta.

    Colón le pegó el susto a los Pinzones y a su tropilla de desmayaos con tal de comprar especias baratitas dando la vuelta al revés. Hoy haría falta gente con dos colones capaz de plantar cara al imperialismo petrolero y apostar -la revolución desde arriba que decía una servidora antier o trasantier- en firme por energías alternativas. ¿Será por sol o por viento en una Pieldetoro donde hay pueblos que se llaman del Ventoso o de la Polvorosa, donde el desierto es cada vez mayor? ¿Será por mareas marinas cuando tenemos mar menos por los Pirineos? ¿Será por nucleares cuando nuestro vecino gabacho las tiene por docenas y se alguna hace ¡pum!, el nordés que dicen los gallegos, nos va a traer hasta Tarifa la nube tóxica?.

    Pero claro, para eso hay que mojarse en serio. El próximo coche que me compre -me quedan pocos, tal vez uno solo, que manejar en mi perra vida- será un híbrido de esos que van a pilas. Pero haría el canelo -decir la canela es una anfibología rarita- haciendo la guerrilla en solitario. De todas formas, sigo levantando enhiesto mi dedo corazón delante de cada gasolinera y delante de cada sucursal de banco. Triste y descangallado consuelo para una ecologista de tres al cuarto como mi menda.

  13. Qué esperan ustedes que haya en Guniea, ¿un príncipe ilustrado, un Federico el Grande, tañ vez un Carlos III? Pero, señores, depierten, vuelvan a la realidad, y vean que esto es lo que hay y que no hay más. Ni aquí ni en Francia (como acaba de decir un connaiseur) ni en ninguna parte. Poderoso caballero es don dinero. Qué más da que el dinero sea de un verduguillo encumbrado…

  14. Usted, mi querida paisana, ha de gastar todavía muchos cochecitos leré, de pilas o de gasola, ya lo verá. Y que lo veamos nosotros.
    Don Obiang: un hideputa, con perdón de don Charnego el Ausente, un torturador, un… Me callo. Y me encanta ver que hay temas antes los que Juan Español se levanta como un solo mascarón, fundidos todos sus colores en uno sólo: el rojo de la vergüenza. ¡Viva España con honra!, decían los revolucionarios que echaron a la Isabelona. ¡Viva!

  15. Esa redicha Epimúltiple nos sale hoy ecoverde, vaya por Dios. Como el jefe, tantos años defendiendo a Castro para acabar vendiendo este producto de rebaja. Lo siento pero me dan ustedes pena más que otra cosa. ( Y no se molesten en sospechar que soy un sociata porque lo soy).

  16. Querido gm y cía: parece mentira que seamos tan ingenuos. ¡Qué esperaban! Siempres es igual. Roosevelt acogió a Somoza porque sidneo un hijo de puta (perdón don Juan Charnego) era “nuestro hijo de puta”. Obiang es “nuestro hijo de puta”, es decir, el hijo de puta de Repsol y, como consecuencia, del Gobierno de ZP, máximo adalidad de los derechos humanos pero amigo del criminal de Guinea. Don dionero, ya se ha dicho, aquí, es poderoso.

  17. ;Me encanta que se repita lo de hijo de puta. Olvida el Charnego que el propio Cervantes urtilizaba la expresión, bien que apocopada “hi de puta”. ¿De qué otro modo podría definirse a ese canalla de Obiang?

  18. Hay días que parece que se conmueven los cimientos del mundo. Hoy bes uno de ellos. Tome nota, don jefe: del tema depende el éxito, auqneu se me hace que a usted le dan lo mismo tres que trescientas. Usted no especula con el blog, ni aparece por él, tampoco lo pone al servicio de nadie. ¡Es usted un primo! Pero le queremos, ¿verdad Mendozina?, y lo respetamos desde hace mucho tiempo (algunos). Fíjese en que hasta los acosadores se andan con cierto respeto, menos el M. ése, un tonto con vgentanas a la calle, equivalente e un señor de guadalajara que formara en un blo de Basora como “Un cristiano iraquí”.

  19. (¿Se acuerdan del personaje de Fellini?) Un aviso para los blogueros: el jefe, como ustedes dicem es medalla de oro de la ciudad de Huelva, condecoración que le han dado las derechas por sus muchos méritos contrañídos y sobre todo por su servilismo con el alcalde actual de la capital de la provincia. Lo digo para que se sepa, porque si no parece que todo en él es pura independencia y no se´que más.

  20. No me joda, Zampanón, que se le nota a legua que es empleado a dedo de la Diputacióin provincial. 1º Lo que se le concedió a jagm no fue la medalla deoro sino la MEDALLA DE LA CIUDAD y por UNANIMIDAD, incluído TODOS LOS CONCEJALES DEL PSOE, que no osaron oponerse. 2º Nadie en Huelav ha cuestionado –salvo los graviados inevitables– ese honor que muchos onubenses reclaman para quien defiende a la ciudad de toda la vida y desde fuera. 3º Sólo como organizador de las Charlas de El Mundo –por las que han pasado relevenes personalidades del PSOE– Huelva le hubiera debido una distinción a este hikjo excepcional. Haga una encuesta en HGuelva –fuera de las nóminas que viven del PSOE– y verán como lo que digo es verdad desde la epscadera que vende en el Mercado hasta los altos jueces o los grandes empresarios, GM es perona estimadísima en Huelva, y parece mentira que ese miserable que firma como el inolvidable gitano de Fellini diga lo que ha dicho., Seguramente es uno de esos provincianos que viven en las urbanizaciones de lujo de Aljaraque, con sueldo propio más el de la “compañera”, y no le perdonan que desde la izuqierda les de la leña que les da gm.

  21. Gracias, Conquero, auqneu yo vivo en el centro de la capital, me has quitado de la boca lo que iba a decir.

  22. Curioso que ataquen al autor, en vez de centrarse en lo que dice, porque tiene más razón que un santo.

    Es un escándalo, es como para deseperar del généro humano, es una pena, pena negra que se reciba con todos los honores , y se agasaje a bandidos, ladrones, asesinos de ea ralea.

    También tienen razón los blogueros que dicen que era de esperar, porque siempre se ha hecho, en todos los tiempos y en todas latitudes, para empezar en Francia, por ejemplo, con la China, aunque no creo que las autoridades chinas lleguen a la bajeza de este individuo.

    No por ello haya que dejar de censurarlo alto y fuerte.Aunque bien sepamos que estas protestas no van a cambiar nada.

  23. Señora Sicard, no haga comparaciones con China, nunca se sabe. El tema de fondo es inobjetable, salvo para quienes nos ean demócratas que, es evidente, los hay, como los hay maliciosos y ruines. En la prensa USA Obiang no existe, pero sí que he visto en ella, a pesar de todo, álusiones a su maldad. Pero ¿qué quiere la Esñaña democrática, democracia para los países teocráticos y dictaduras para sus antiguas colonias? El respaldo al capital no es una novedad, pero esta visita es algo más: es un escándalo teniendo en cuenta el papel jugado por España en el pasado.

  24. Sólo mostrarle mi coincidencia con lo tratado y ofrecerle mi desprecio para esos que tratan de denigrarle. Es todo un ejemplo hispano su blog. No sabe cómo me duele decirlo.

  25. Tanto hablar de un derecho penal internaiconal, de un TPI y demás historias, pero cuando llega el momento se ve que sólo se reclama Justicia para los enemigos o los rivales. Obiang merecería por muchas razones pasar por una de esos banquillos, no sentarse al lado de un Rey y menos, por supuesto, por supuesto, ¡¡¡por supuesto!!!, entrar honraod en un Parlamento democrático.

  26. Dé leña, que duele, don jagm. Hoy mismo hay aquí comentarios que ponen de relieve que sus cr´tiicas escuecen a esta ralea que se humilla y nos humilla ante quien le haga falta con tal de mantenerse en el Poder, para lo cual necesita, entre otras cosas, el apoyo de los monopolios. Sí, ya sé que tambié el de los separatistas, y hasta el de los terroristas, pero ése es otro cantar que no quiero cantar ahora.

  27. No olviden que ese bárbaro fue formado en nuestras Academias militares, ¿o me equivoco?, en el espíritu franquista más estricto, ni olvoden que con ellos´han hechpo negocio desde los Carrero hasta algunos que hoy se esconden tras siglas de izquierda.

  28. Casi no me dejan espacio hoy, me alegro. Ni que decir tiene que sólo lo necesito para expresar mi conformidad con gm y con la mayoría de los que han intervenido. A los impertinentesm a los insultadores y al sociata, no les hago ni caso, como estoy segura de que no se lo harán ustedes.

  29. En todas partes cuecen habas. Aquí en Francia hemos visto agasajar a los tiranos de Marruecos, a los ladrones de Costa de Marfil, a los salvajes del Chad y a muchos otros indeseables. Nada nuevo. En cuanto a ja, nuestra sintonía es sobrada, no necesita matices ne asuntos tan tremendos.

  30. No todo el mundo, no toda la prensa, opina como GM, y hay en ella grandes profesionales. Sin agradarme esta visita, hubiera preferido leer un comentario menos radical. ¿No será mejor tratar de que Guinea evolucione que abandonarla a su suerte?

  31. Ýa estaba echando de menos al “reformista no reformistas”, como decíamos en tiempos de Gorz, ¡a que se acuerda usted, don jefe! Me extrañaba que no hubiera picado el ingenuo (o vaya usted a saber qué) que nos viniera con el cuento de la “sana influencia” y la “oportunidad democrática”. Durante años se aplicó esa treta para justificar el apoyo a Marruecos, un régimen –se decía sobre todo desde el PSOE, porque el resto de la izuqierda, incluida la testimonial, no compartía la tesis– que estaba “en evolución” hacia la democracia. Je, je. Ya ven la evolución. Me acordé mucho de ella el 11-M…

  32. Y digo yo, si tanto les disgusta este país ¿por qué no cogen el petate se van a otro? EStamos hasta el cogote de jefes, doñas Epis, ropones vendidos, profes frustradetes y demás bichos de esta fauna. Váyanse, no pierdan tiempo, sus estómagos enfermos se lo agradecerán.

  33. Estúpido fanático o fiel pensionado: váyase usted si no resiste la crítica. Aquí no se hace más que iun ejercicio de libertad. En su medio mental (no llega a ocmpleot, claro) se prima el poder a cualquier valor.

  34. Me importa una rabanilla que me digan cosas feas. Lo que me suliveya es que haya tanto mosqueadito hoy por aquí. ¿Qué hacen ustedes, mes amis, que no andan aprendiendose el Astete o el Ripalda que se imparten desde el púlpito de la ser o desde las páginas de el país? (Córcholis, que no sé dónde se mete la tecla de las mayúsculas).

    A mi don Estuario: antier pasé por el estuario del Tejo, donde hicieron ese hermosísimo puente de Vasco da Gama. Nos da una lección la Expo 98 lisboeta, porque también anduve días atrás por el páramo de la Cartuja sevillana. Claro que a la orillita del Guadalquivir hubo más ‘gatunos’. Y la guasa que tienen los hermanos ibéricos para denominar a los que nosotros llamamos rateros.

  35. En la dafuclta, en un seminario, se ha discutido hoy el art. de gm con división de opiniones. Me llemó la atención que, aunque había bastante gente de izquierda a su favor, dos representantes de cierto partido en el nivel de estudiantes tronaron contra el autor, más que contra el art. Yo creo que así no podemos seguir, y así lo dije. El prof que presidía el seminario se inhibió. ¿Qué les parece?

  36. 21:55 horas.
    Por alusiones, como enseñante. Que si ese prof se inhibió por neutralidad entre los alumnos, fue discreto, pero si lo hizo por indecisión, fue un mal prof y, hablando en plata, un cobarde. Claro que la Universidad está llena de cobardes e insolventes, no más que en otras épocas, ¿o sí?, ni quizá tampoco más. Con un tema ta sencillito como el homenaje a Obiang, vaya ocasón perdida por ese psicopompo para merecer su puesto.

  37. No quiero quedarme en la cuneta un día de barullo como hoy: Obiang será lo que ustedes quieran, de acuerdo, pero g, hace bien apuntando a los que lo adulan, no a él: a él ya lo conocemos de sobra. La columna de hoy es corrosiva en la medida en que deja en evidencia el oportunismo sinvergüenza de la política, que no deja fuera ni la condescendencia de un rey que se deja manejar hoy como se dejó por el dictador.

  38. A Obiang lo han rechazado en muchos países. Antes de su escarceo con ESpaña lo tuvo con Francia, a base de la misma oferta de petrióleo a sus compañías, pero allá pudo, al fin, cierto pudor. (Hay que tener en cuenta que bastante tenía ya Fr. con Costa de Marfil, y ahora con Chad, donde su mano larga siempre llegó). Eso es lo que convierte el gesto del Gobierno de Zp en un atentado contra los valores que se pasa el día predicando.

  39. Gasta usted, gm, el mejor estilo republicano que conozco en la cultura política española: no se pasa, no ofende, no insulta; pero no calla, no disimula, no escurre el bulto. Ya podrían hacer lo propio muchos de sus amigos y/o colegas, los del cabezazo en las recepcioones, las de la genuflexión. Reprochándole al Jefe del Estado que reciba a un tirano como éste no hace sino testimoniar su respeto por la institución. Adelante con los faorles. No tiene más que ver la que ha armado hoy sin salir de su página.

  40. Son las 12:30 del VIERNES y aún no aparece la columna de hoy en le blog. Así no se puede ir a ninguna parte, jefe, aunque el personal se vuelque comi hizo ayer.

  41. 12:50
    Sigue el apagón en el blog. He leído la columna “en papel” y compruebo que no hay columnista que escape hoy a la sugestión de la hamburguesa, y ninguno que trate el tema con la cultura y el sentido que nuestro maltratado patrón, al que nadie trata peor que sus operadores. Lástima. Esto es muy español, en fin de cuentas.

  42. ¿Se dan duenta, hermanos, cómo de enganchados estamos a este santo blog y a su ilustre Anfitrión? Es la tercera vez que lo abro -y créanme que ando afanada en enredos burocráticos y comerciales- y los dos últimos comments no hacen sino deplorar -a quien le resulte repipi mi terminología o estilo, que la vayan dando muy mucho- que a estas horas ande en el limbo cibernético.

    En cuanto a la hamburguesa -servidora está a bastantes kilómetros de Andalucía y de todas formas no compro papel más que X, S y D- oí ayer una chanza que no sé cuánto tiene de verdad. Al parecer, nuestra esquelética ministra/menestra de Sanidad, padece algo así como bulimia de esa de las vomitonas. Si no es cierto les remito a la quizás única tertulia política que hay después de las 12 de la noche. Intelligenti pauca.

    También la llamada Marina Mercante, fea, canija y desagradable, se quejaba un día de que ‘a ver si iban a quitar la talla 36 y ella no podía ir a la moda’. No es más tonta porque su entrenador no le pone deberes.

  43. Mi absolución de mala gana al gestor del blog y mi ruego al santo Job que lo convova para que zarandee a quien sea.

  44. Pingback: Michael
  45. Pingback: Andrew
  46. Pingback: Emma
  47. Pingback: Ethan
  48. Pingback: Madison
  49. Pingback: Andrew
  50. Pingback: Olivia
  51. Pingback: Anthony
  52. Pingback: Emma
  53. Pingback: Matthew
  54. Pingback: Isabella
  55. Pingback: Isabella
  56. Pingback: Joshua
  57. Pingback: Andrew
  58. Pingback: Madison
  59. Pingback: Emma
  60. Pingback: Isabella
  61. Pingback: Matthew
  62. Pingback: Michael
  63. Pingback: Abigail
  64. Pingback: Daniel
  65. Pingback: Ethan
  66. Pingback: Joseph
  67. Pingback: Emma
  68. Pingback: Joseph
  69. Pingback: Michael
  70. Pingback: Abigail
  71. Pingback: Samantha
  72. Pingback: Isabella
  73. Pingback: Hannah
  74. Pingback: Andrew
  75. Pingback: Jacob
  76. Pingback: Emma
  77. Pingback: Matthew
  78. Pingback: Joshua
  79. Pingback: Madison
  80. Pingback: Emma
  81. Pingback: Joshua
  82. Pingback: Jacob
  83. Pingback: Joseph
  84. Pingback: Jacob
  85. Pingback: Matthew
  86. Pingback: Olivia
  87. Pingback: Emily
  88. Pingback: Samantha
  89. Pingback: Andrew
  90. Pingback: Joseph
  91. Pingback: Andrew
  92. Pingback: Joseph
  93. Pingback: Jacob
  94. Pingback: Olivia
  95. Pingback: Madison
  96. Pingback: Joseph
  97. Pingback: Emily
  98. Pingback: Madison
  99. Pingback: Samantha
  100. Pingback: Isabella
  101. Pingback: Emily
  102. Pingback: Emma
  103. Pingback: Emma
  104. Pingback: Daniel
  105. Pingback: Jacob
  106. Pingback: Michael
  107. Pingback: Michael
  108. Pingback: Hannah
  109. Pingback: Abigail
  110. Pingback: Madison
  111. Pingback: Daniel
  112. Pingback: Joshua
  113. Pingback: Madison
  114. Pingback: Emily
  115. Pingback: Andrew
  116. Pingback: Madison
  117. Pingback: Hannah
  118. Pingback: Hannah
  119. Pingback: Samantha
  120. Pingback: Olivia
  121. Pingback: Daniel
  122. Pingback: Emily
  123. Pingback: Madison
  124. Pingback: Christopher
  125. Pingback: Michael
  126. Pingback: Olivia
  127. Pingback: Abigail
  128. Pingback: Emma
  129. Pingback: Samantha
  130. Pingback: Abigail
  131. Pingback: Daniel
  132. Pingback: Joseph
  133. Pingback: Ethan
  134. Pingback: Anthony
  135. Pingback: Anthony
  136. Pingback: Samantha
  137. Pingback: Daniel
  138. Pingback: Michael
  139. Pingback: Anthony
  140. Pingback: Olivia
  141. Pingback: Madison
  142. Pingback: Olivia
  143. Pingback: Ethan
  144. Pingback: Emma
  145. Pingback: Emma
  146. Pingback: Olivia
  147. Pingback: Christopher
  148. Pingback: Joseph
  149. Pingback: Jacob
  150. Pingback: Joshua
  151. Pingback: Emma
  152. Pingback: Emily
  153. Pingback: Hannah
  154. Pingback: Isabella
  155. Pingback: Andrew
  156. Pingback: Matthew
  157. Pingback: Christopher
  158. Pingback: Hannah
  159. Pingback: NelsonMartella
  160. Pingback: NelsonMartella
  161. Pingback: NelsonMartella
  162. Pingback: NelsonMartella
  163. Pingback: Millowker
  164. Pingback: Millowker
  165. Pingback: Millowker
  166. Pingback: Piterpolin
  167. Pingback: Piterpolin
  168. Pingback: Piterpolin
  169. Pingback: Taxibitte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.