Ha insistido el presidente Chaves en las bondades del nuevo Estatuto, pactado al fin con el PP, con la falsedad evidente de que el concepto de “realidad nacional” se mantiene como estaba en el texto acordado en la cámara andaluza. Y eso no es verdad, sino todo lo contrario, como puede ver cualquiera que lea lo que decía la redacción anterior y la nueva. Parece mentira que todo un Presidente pase por encima de la evidencia y le venda a los ciudadanos lo que no es cierto, por más vueltas que quiera darle, cosa que, por una vez, hay que agradecerle a la habilidad negociadora del PP que ha sabido exigir en el último momento. Es verdad que a Chaves le da lo mismo lo que el Estatuto pueda decir, una vez solucionado el contencioso catalán y perdida la ocasión de aislar al PP, que es de lo que se trataba. Pero no está bien que un Presidente retuerza la verdad y camelee con sus administrados. Erre que erre, vale, pero los andaluces deben saber que el Estatuto no dice, como Chaves pretendía, que Andalucía sea una “realidad nacional” sino algo completamente distinto. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.