Hace tiempo que el entorno principal de la Junta de Andalucía no precisa mayor descalificación. Pero lo peor acaso es la continuidad de las corrupciones en el círculo íntimo de la propia Presidenta. Es tremendo, por ejemplo, el informe de la UDEF sobre el enredo de la Junta de Compensación de Almensilla, es decir, el nuevo “caso Dioni”, y en especial en sus referencias al que califican de “gurú digital” de Susana Díaz, un tal Ismael Perea, al que los investigadores señalan como autor de la creación de una red clientelar, numerosas condonaciones indebidas, confección de facturas falsas y disposición de importantes cantidades de las cuentas de la Junta de Compensación que presidía. Es decir, de todo el infame repertorio de presuntos tipos punibles, una vez más acogido a la sombra protectora del poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada