Como en su día Carod Rovira en Cataluña, el copresidente Valderas ha exhibido, algo prepotente aunque realista, la “llave” única que permite la estabilidad del cogobierno encabezado por Griñán. “Él sabe que la llave en la Mesa y en el Parlamento es Izquierda Unida porque somos la fuerza política que puede decidir los temas hacia un lado o hacia otro”, ha proclamado refiriéndose al presidente de la Cámara. Ha venido a decir, por consiguiente, aquí no manda nadie más que yo, lo cual supone un exceso teniendo en cuenta el tamaño de su minoría, pero también una chulesca advertencia al propio copresidente Griñán. IU debería mirarse en el espejo del PA para orientarse sobre las resultas que pueden derivarse de esta alianza “de pane lucrando” con el “enemigo íntimo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.