Jornada de agitación callejera a cargo del movimiento de los presuntos “indignados”, curiosa tribu que, al menos en España, sigue arremetiendo contra todo lo que se mueve en la vida pública menos contra el Gobierno. Ponen a punto sus armas para la guerra que comenzará puntual el 21-N, al día siguiente de las elecciones si es que se confirma, como parece más que probable, el triunfo del PP. Antier mismo, a juzgar por el tono y las consignas, quedó claro que siguen en el limbo ideológico como corsarios a merced de quien los arme: sin un ideas originales, sin plan alguno, pertrechados sólo de malhumorada protesta y tópicos encontrados en el desván de la vieja izquierda. Qué pena de ocasión perdida, porque la verdad es que motivos para la indignación con faltan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.