Los políticos dicen lo que sean para salir del paso. Pero a veces también hacen lo que sea para borrar, como los viejos faraones,  hasta el rastro del rival. ¿Que el PP tenía en Aljaraque, un suponer, una “policía de proximidad” y planeaba ampliarla? Pues se impone borrarla del mapa y olvidarse del proyecto aunque caigan chuzos de punta como cayeron con la mayor oleada de atracos domiciliarios que se recuerda en Huelva, es decir, la padecida por los vecinos de La Dehesa. ¿Qué la presión pública deja oír su voz? Pues se eliminan incluso del presupuesto los dineros necesarios con lo que ya no podrá cumplirse la promesa dada en aquellos difíciles momentos para engatusar a los perjudicados. Y para que nada falte, hasta se va a crear la figura del “agente cívico”, algo que no se veía en Huelva desde que la impusieron los franquistas al tomar la capital. Después de todo, los ciudadanos tendrán las urnas ahí enseguida para expresar su humor democrático. En Aljaraque no tienen más que sumar y restar antes de elegir la papeleta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.