Hemos insistido mucho en que encumbrar a los “ninis” es una temeridad lo haga quien lo haga. Pero pocos, quizá ningún caso como el de los “griñaninis” del presidente “Pepe” Griñán, el que dijo alguna vez a una asamblea de mujeres: “Llamadme Presidenta”, y ahora ha entregado su mano derecha al más “nini” de todos que es, encima, el más agresivo. Ha dicho, en efecto, ese Jiménez que los “recortes” de Madrid –que boicotea la Junta desde Sevilla al tiempo que trata de eludir los propios—son comparables ¡al golpe de Estado del 23-F!, que él debió vivir todavía a gatas. Estamos, como se ve, en manos de insensatos que han montado un frente contra el Gobierno de la nación en plena catástrofe. Yo creo que llamar golpista al Gobierno es algo que tendría que acabar en mano de un juez, aunque fuera con la atenuante de que el agresor, como en este caso, nunca pasó de primero de Derecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.