Informe sobre el estado de la sanidad en una tele privada nacional. Se afirma, sin pelos en la lengua, que en Andalucía –la única comunidad española que compra medicamentos en subasta a países sin garantías–, el sistema público de salud, o sea el SAS, además de colocar a los facultativos a dedo, exige a los médicos derivar pacientes al especialista, recetar los medicamentos menos baratos y hasta les ordena “interrumpir” tratamientos por considerarlos costosos. Y nadie lo desmiente. ¿A que, al margen de su incontinencia verbal, va a llevar razón ese “Dr. Spiriman” que viene desgañitándose hace mucho al denunciar los desafueros de la Junta? Lo cierto es que –demostradamente—esa Junta impone un modelo ahorrativo con manifiesto desprecio por la salud de los usuarios. ¡Y nadie lo desmiente, insisto! Tal vez el asunto debería interesar a la Justicia ordinaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.