El coronavirus dichoso va a dejar en cuadro a Andalucía. Nada menos que 30.000 empresas emigrarán al limbo imprevisible de la post-crisis, pendientes de una “reconstrucción” que el desconcertado Gobierno sanchista –además de recurrir al TC el decreto-estrella en el que la Junta expone su plan reactivo–  procura demorar por todos los medios mientras, por repetir un certero y triste titular, “los ERTE no se pagan, el crédito fluye despacio y algunos subsidios se retrasan un mes”. Cuesta imaginar una gestión política tan desastrosa que hasta para aliviar el confinamiento de nuestros niños confunde y se contradice en sus decisiones. ¡En las peores manos y en el peor momento! Sólo el conformismo mansueto de este pueblo soberano puede explicar, confundiendo la sumisión con la disciplina, la fatalidad de nuestra tragedia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.