El consejero onubense de Medio ambiente, el ex –candidato municipal Pepe Juan, ha echado mano del refranero para darle tiempo al tiempo en el asunto de los fosfoyesos, de modo que para justificar que no piensa acometer solución alguna de momento ha repetido aquello de “Vísteme despacio que llevo prisa”. Impecable argumento, aunque no tanto si se tiene en cuenta que estamos hablando de un problema que dura ya decenios y al que, ya veremos con qué grado de razón, hay expertos cualificados que le cuelgan gravísimas consecuencias para la salud pública. La prisa nunca es buena; la parsimonia, casi siempre, no es sino un aliado de la inopia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.