La crisis afecta a todos, como es natural, pero sus efectos harán más daño allí donde peor estaban las cosas antes de su reconocimiento, que es también donde peor siguen estándolo. En Andalucía, donde no crecerá el empleo, según la propia Junta, hasta 2012 como mínimo, el parón en Obras Públicas caerá como otro mazazo y la eventual subida de impuestos autonómicos que ahora anuncia Griñán tras haberla negado con vehemencia, puede ser la puntilla. No había insidia en la denuncia del “optimismo oficial”, como tantas veces se nos echó en cara. Lo que había era mucha cara en los optimistas oficiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.