Los tres candidatos de Córdoba capital –IU, PSOE y PP– han salido airosos del debate fundamental de la campaña: todos ellos conocían el precio del billete del autobús. Ya ven qué mérito. Y los dos grandes locales, IU y PSOE (el otro, el PP, sigue en el lazareto diseñado en el Tinell), han dejado la puerta entreabierta a un eventual pacto de gobierno municipal tras las elecciones. Estupendo: es normal que la izquierda se concierte frente/contra su rival. Ahora bien, no escapará a los ciudadanos que esos mismos futuros socios de han estado acusando de ladrones todos estos meses pasados, disputándose a dentelladas la presa que ahora no descartan compartir atenidos a los estrictos modales de mesa. Que no se quejen luego cuando descubran que el personal no cree en ellos, que los toma por grandísimos oportunistas, que si los vota es porque no tiene otros disponibles en la oferta electoral. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.