El lío de las denuncias urbanísticas recíprocas entre partidos se parece cada día más al despreciable truco de los equipos tramposos que embarran el terreno de juego para impedir su práctica. Hay muchos ejemplos, pero quizá ninguno tan insidioso como la acusación del PSOE al alcalde de Puerto Real –un regidor que le viene dando sopas con honda desde siempre—de haber favorecido a su hermano. Más allá de la estricta y rigurosa autodefensa de ese alcalde, quizá la Junta debería preguntarse si tiene sentido acosar a un político intachable durante años al tiempo que se cuela por la puerta falsa en algún  un Ayuntamiento aljarafeño un proyecto que favorece descaradamente a la parentela de la más alta dirigencia del partido. Barroso no ha hecho la inacabable relación de “casos” que van desde Sanlúcar la Mayor a El Algarrobico pasando por Punta Umbría, Estepona o Chiclana y cien puntos más, pero podría hacerla sin esfuerzo. Colgarle a él esa acusación insustancial como una seña de corrupción constituye un ultraje a la vida pública aparte de un temerario desafío que podría acabar como el rosario de la aurora.

1 Comentario

  1. Pepe soy Javier el novio de la Dr. Aurora del Estad , se que te vas a operar mañana y ademas de darte animos , espero tu pronto restablecimiento, como se que Aurora es muy profesional se me ha hecho muy cuesta arrriba el pedirle tu num. de movil para desearte que todo salga bien , aunque estando en manos de Aurora se que va a ser como coser y cantar un saludo y animo.
    mi admiracion y respeto
    Javier

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.