La todavía breve historia de Internet viene registrando con frecuencia el intento de los poderes públicos por limitar la información o, al menos, por controlarla. Lo mismo que en China, en los países árabes actualmente en crisis revolucionaria se ha hecho habitual la intervención de la Red por parte de una autoridad que ve en ella un peligro de imposible control en la medida en que potencia la acción de la crítica, pero también en plena normalidad democrática estamos asistiendo a incidentes de censura derivados de criterios particulares. Hace poco fue la historia del artista danés al que Facebook cerró su cuenta y dejó a oscuras por haber colgado en su perfil el famoso “Origen del mundo” de Courbet y estos días es la del fotógrafo al que la censura la aplica la misma medida reo de haber reproducido entre sus producciones unas nalgas que han escandalizado a esos puritanos de ultramar que defienden la libertad de expresión atenidos en exclusiva a su leal saber y entender. En Internet, en efecto, cualquier menor poco vigilado tiene a su alcance , con sólo teclear la palabra adecuada, lo mismo una amplia oferta pornográfica que la variada gama del terrorista, detalladas instrucciones para fabricar explosivos, feroces propagandas racistas junto a toda clase de oferta de drogas, videojuegos violentos y hasta foros en que se tienta con la adhesión a peligrosas sectas cuando no se incita al suicidio. Y todo ello en función del inquebrantable principio de una libertad de expresión que, sin embargo, no permite la exhibición del cuerpo que repugna al sentido puritano de la vida. Cuando nos hemos querido dar cuenta viajamos confiadamente en un mismo barco pilotado por los EEUU, a cuya legislación nos sometemos velis nolis todos los usuarios del planeta.

Ante la supresión reciente de ciertas imágenes de madres lactantes los expertos han explicado que, una vez dentro de colectivos como Facebook, sólo queda recurrir ante la propia Justicia… americana. Que es la misma que hace bien poco se tentaba la ropa antes de prohibir una convocatoria para apalizar rumanos o un banderín de enganche nostálgico de la barbarie nazi y las de otras dictaduras, o que está aprovechando ese escrúpulo liberalista para incentivar a fondo las propagandas xenófobas procedentes de la extrema derecha. Internet es un planeta virtual controlado desde un poder moral y éticamente no poco autista que se escandaliza ante un pezón pero permite que se explique a quien quiera oírlo cómo se fabrica una bomba sin salir de la cocina. La democracia no es igual en todas partes y, desde luego, funciona aún a contrapelo en ese traspaís virtual que, de momento, tiene dueño.

5 Comentarios

  1. Después de todoe es lo mismo que ocurre con la tv, y en la sociedad en general. Los prejuicios supervivientes se refieren al sexo, sin que importe la violencia en todas sus formas, ni otros mil abusos. Ha quebrado la moral tradicional y nada la ha substituido, eso es lo que ocurre a mi entender.

  2. Los yanquis mandan, y en el universo global mandarán más si cabe. Los esfuerzos de China y otros por impedirleo no lograrán gran cosa, de momento al menos.

  3. Lo que me llama la atención es el latigazo final «ese traspaís virtual que, de momento, tiene dueño.» Tiene usted razón: por ahora sabemos por donde vienen los tiros. El día en que el liderazgo de los EE UU se derrumbe ¿quién los suplantará?
    Besos a todos.

  4. Internet es un rodunto americano, qué duda cabe, por más que la práctica globalización nos despiste a todos. La legislación de Facebokk y demás es americana y se acabó. Otra cosa es que haya países en Europa –y desde luego hay yan sentencias varias– que corten por lo sano con las malas prácticas morales. Se han condenado a xenófobos y racistas, por ejemplo. Pero queda tanto por hacer…

  5. Quién va a mandar, ¿los europeos? que no se orinetan ni con sus propios problemas? Los Estados Unidos son la gran potencia y es lógico y natural que la gran innovación de la época sea un descubrimiento suyo. ¿Y que legislación se va a apliaxcra a una realidad descubierta y hecha posible por un país? Pues la de ese país. Si Europa quiere independencia o protagonismo que se lo agencie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.