Aquí no hay movilizaciones como las registradas en Alemania al paso del “Tren de la Muerte” cargado con residuos nucleares, pero sí que tenemos un diputado “verde” integrado en el PSOE –y que cada cual resuelva esa ecuación como pueda—que un día sí y otro también denuncia algo tremendo y luego descansa como la divinidad. La última de Garrido ha sido afirmar que el vertedero de Nerva habría que cerrarlo porque lleva camino de convertirse en “el vertedero de Europa”, dado que en él se sepultan los residuos portugueses y de otras naciones. Garrido afirma incluso que el vertedero en cuestión “no fue construido para satisfacer una demanda interna sino para convertirlo en un gran negocio, a costa de la salud, la seguridad y el futuro económico y social de la provincia” onubense. La pregunta es por qué no denuncia esa barbaridad en el Congreso al que pertenece o cómo explica su militancia en un partido que desde el poder organiza y permite semejante atentado medioambiental. Pregunta sin respuesta porque ese “verde” es elegido y cobra a la sombra de PSOE, y ya se sabe que con las cosas de comer no se juega. Seguro que le advirtieron esto último al negociar su candidatura. 

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.