De nuevo la polémica sobre el plan del Servicio Andaluz de Salud para garantizar la atención médica durante el verano. Otra vez el secretismo, la vaguedad, la cicatería y el riesgo de que se repitan situaciones intolerables que deberían estar desterradas hace mucho. La aglomeración poblacional del verano, sobre todo en la costa, coincide con el periodo vacacional de los facultativos. ¿Tan difícil es prever eso de una vez por todas, desde el supuesto de que la atención sanitaria no sufrir recortes presupuestarios? Cada verano, la Junta repite el espectáculo confiada en la paciencia de los usuarios. No se debería esperar a que ocurra algún incidente irremediable para poner fin a este estado de cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.