¿Repasamos la lista de altos dirigentes políticos que “se enteraron por la prensa” de sus respectivos casos? ¿Les recordamos que la responsabilidad “in vigilando” no exceptúa a ninguno ellos o, mejor, nos limitamos a mostrar su profundo desprecio ético y la realidad de su impunidades? La comisión parlamentaria sobre el saqueo de los ERE ha tenido que oír de Chaves, una vez más, el conocido argumento de su mirífica inocencia, rota, al fin, por una prensa canallesca que, con toda seguridad, tiene ya claro hace mucho quién es quién, de verdad, Alí Babá y quién pasaba por allí. La Comisión ha convertido el Parlamento en un circo, pero el triple salto mortal sólo hemos de verlo en el Juzgado el día –diez certus an incertus quandum—en que la jueza Alaya culmine su excepcional labor. Hasta entonces sólo queda entretenerse con los payasos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.