Nunca fue Andalucía más importante que ahora, tanto para unos como para otros. Nunca se volcaron tanto en ella, por eso mismo, ni siquiera los “cuneros” que caían sobre ella, como los tordos en el olivar, para saquearla electoralmente y levantar el vuelo. Para el PSOE perderla sería quedarse definitivamente con las manos vacías en toda España y el cuerpo militante partido por gala en dos. Para el PP, rematar el repóquer, aunque cualquiera sabe lo que a irá a encontrarse, tras el triunfo, escondido bajo las alfombras y guardado en los cajones. No hay quien gobierne en positivo más de treinta años, eso está claro. Pero el que llegue después, aviado va.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.