Una cosa es predicar y otra, muy distinta, dar trigo. Una cosa es prometer en tiempo de campaña electoral y otra bien diferente cumplir esos compromisos que ya no resultarán necesarios al menos hasta la próxima campaña. El cálculo de este periódico demostrando que de las 30 grandes promesas realizadas por el PSOE en el año 2004 solamente se ha cumplido una, lo dice todo. Ni rastro del AVE, ni del disputado aeropuerto, ni del desdoble de la N-435, ni de la presa de la Alcolea, ni del parador serrano: nada de nada, palabras que el viento se levó al día siguiente de las elecciones. Lo que equivale a que Huelva importa poco al Gobierno y a la Junta salvo durante la campaña electoral en la que, como es lógico, cuida este curioso granero de votos vada día más gratuito como puede verse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.