El secretario del PSOE, Javier Barrero, defiende al ‘delegata’ pródigo que se gasta los dineros de todos en comilonas espectaculares, el mismo al que la propia Junta ha puesto en evidencia como (por lo menos) mal administrador de algún centro a su cargo. El que funciona políticamente, ¿qué más da que se gaste el manso? Aparte de que nadie puede estar seguro (¡) de que esa denuncia contable de la Junta o la evidencia de los facturones de restaurantes caros sean del todo veraces, no sé si lo cogen. Y en última y definitiva instancia, a ver si se enteran de que –sobran ejemplos, pero ahí está el clamoroso del delegado de Salud– el PSOE “está acostumbrado a apoyar mucho a la gente que sufre campañas demoledoras del PP”. ¿No quieren caldo?, pues dos tazas. Siempre hemos sostenido que la crítica y denuncia de esos próceres de pacotilla –no la del PP, sino la de cualquiera que aparezca con las pruebas en la mano–  los afianza ante su partido que confunde firmeza con contumacia. ¿Que qué hay de lo suyo? Usted, buen hombre, pague lo que Hacienda le reclame y trate de olvidar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.