La consejera de Medio Ambiente e ilustre calañesa Cinta Castillo ha explicado públicamente que no ve necesidad de prorrogar plazos para alegaciones al proyecto de oleoducto del Grupo Gallardo porque la Junta tiene tiempo suficiente. Hombre, es que eso no es lo que protesta sino que no tengan tiempo los elegantes, puesto que todo el mundo da por supuesto que la Junta dará luz en todo caso al proyecto del “amigo político”, con alegaciones o sin ellas, cruce la tubería o deje de cruzar esos parajes protegidos, constituya o no un peligro evidente para el medioambiente. A la consejera no la han sentado en ese sillón para poner dificultades sino para allanarle los caminos al señor y garantizar su pretensión. En un negocio que respalda en público el propio ZP y por tanto Chaves, poco tiene que decir esa flamante e inexperta consejera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.