Mi amigo Ignacio Darnaude, que más que un ufólogo al uso es un esoterista en toda la línea, desafía constantemente mi propensión irracional enfrentándola a mi fluctuante racionalismo. Me abruma aconsejándome que acepte la paranoia como panacea para estar siempre por encima de la Verdad –una proposición que tal vez no hubiera osado formular Lacan– o me pregunta con amistosa insidia si es posible resignarse a pensar como el cangrejo, además de mantenerme al día de los avistamientos que, como días atrás, asaltan periódicamente la actualidad, o informarme sobre los hallazgos de los debeladores de patrañas mediáticas. Su última broma ha sido enfrentarme con un libro de Seco de Lucena  en el que se cuestiona por las bravas la lógica aristotélica con el argumento de que las estructuras divalentes del lenguaje –‘si’/‘no’, ‘verdadero’/‘falso…– y la consiguiente proscripción del llamado “tercio excluso”, suponen un intolerable atentado a la imaginación contra el que propone el recurso una lógica siquiera trivalente que nos libre de las inquisiciones noológicas (y de las otras) en caso de que propongamos que algo es a un tiempo verdadero, falso o indeterminado, algo, después de todo, que los físicos elevaron a principio postulando el principio de indeterminación hace mucho tiempo, pero que no se le consiente al imaginativo que otea las galaxias o bucea ensimismado en al psiquismo del moribundo y trata de seguirlo en su anábasis por el famoso túnel de luz. Envidio a Ignacio a pesar de no partir en él las peras de la credulidad y no oculto que su ejemplo me ha ayudado no poco a la hora de poner en su sitio las pretensiones tiránicas de un logicismo tantas veces necesitado del rodrigón instintivo. Borges dijo una vez en Sevilla que ya tenemos en este mundo suficientes misterios como para agenciarnos misterios suplementarios. Si les digo mi verdad, cada día le río menos esa gracia al maestro.

 

Demasiadas experiencias nos llevan en esta vida a añorar ese “tercio excluso” que podría ampliar nuestro horizonte psíquico incluso sin detrimento del rigor, a condición de que no veamos orégano en todo el monte. Después de todo, hay lógicos que plantearon hace tiempo bajar esa guardia admitiendo una suerte de lógica polivalente –que, por cierto, no dejó de entrever Leibniz en su día– y que tal vez pudiera hacernos la vida más fácil a todos. ¿Por qué un electrón va a poder ser onda y corpúsculo a un tiempo si lo dice Heisenberg mientras se le niega el pan y la sal a los amigos de Ignacio? Él sonríe en silencio cuando le digo estas cosas pero a mí, francamente, me producen un respeto imponente esos crímenes de lesa lógica.

11 Comentarios

  1. Vengo tan temprano sorprendido por la profundidad con que la simple broma de jagm consigue en tema tan complejo. Siempre he creído que el tercio excluso era una exigencia obligada y que cualquier otra lógica que no dueva divalente implicaría una trampa interna. Pero la coluimna me tienta. Habrá que pensar si no estaremos ante una nueva realidad que exige instrumentos gnoseológicos también nuevos. Por mi parte lo harñe con sumo gusto, a pesar de que nada quieron saber de ovnis.

  2. A Shakespeare : To be or not to be
    y a Heisemberg: Cuanto más certeza se busca en determinar la posición de una particula menos se puede conocer de su velocidad. ( física subatómica)
    «El Mundo no es un sistema lógico por tanto con sólo la lógica no se puede discurrir acerca de él.»
    De acuerdo con Seco de Lucena : «… es un atentado a la imaginación». Me inclino ( sin autoridad desde luego)por una lógica polivalente y yo diría hasta «infinitovalente».
    Pero para no seguir por los cerros de Úbeda termino:
    Vale la pena notar que Gómez Marín se atreve con todo en sus columnas. Y encima lo hace con acierto y amenidad

  3. Estupendo comentario, don Verolupi.
    Lo veo en Estocolmo recibiendo el preciado galardón por su descubrimiento del Principio de Infinitovalencia.

  4. La columna tiene más enjundia de la que aparenta el comentario de oportunidad a ese libro citado, porque lo que hace es poner en solfa el sistema lógico insinuando que limita nuestra imaginación y, por consiguiente, la vida de los hombres. Siempre me ha perecido un corsé el aristotelismo pero debo decir que nunca vi clara su sustitución. Si Leibniz la vio, como asegura jagm, no la expuso con claridad.

  5. Lo de la panaoia como garantía de erstar por enima de la verdad es un descubrimiento divertido, no cabe duda. La pregunta es quién pagará la medicación del paranoico y quién nos protegerá de sus eventuyales fechorías.

  6. la paranoia como panacea para estar siempre por encima de la Verdad

    Quien no haya tratado de cerca a un esquizofrénico paranoide no se puede imaginar lo cierto de la afirmación.

  7. Ah, mi don ja, cómo le tiran las viejas filosofías, a pesar de lo que usted despotricó siempre de ellas! Voy a releer despacio la columna que tiene más miga de lo que parece, como ocurre muchos días y luego a ver si tengo tiemp de echar otro caurto a espadas. Un abrazo y mi enhorabuena por lo que dicen por doquier que ha sido un éxito académico (el del domingo pasado) fenomenal.

  8. Cómo era aquello de Machado entre el sabio y el rústico. Rústico yo, ando a espárragos mientras los sabios escudriñan la verdad.

    Lo cierto es que ¿desde el windowsm 95? hemos entrado en la era binaria, unos y ceros. Todo lo demás obliga un poco a pensar y lejos de mí tan nefastas tentaciones.

    Porque ¿qué puede añadir un berzas a cuanto ya ha quedado escrito? Mi humildad me llevaría a permanecer silente, pero mi lealtad de chucho me lleva a jadear y mover la cola -aunque con la supuesta bujarronería que pulula parfois por aquí, mejor dejarla quieta- atento siempre a los guiños del Anfi.

    Multibesos para todos.

  9. Estoy con Verolupi completamente. Sí, lo de las partículas subotómicas me supera y me deja lela, pero me gusta. Y lo que dice doña Yam sobre la era binaria es desgraciadamente verdad. Hay que transcender la lógica para revolucionar la época!
    Besos a todos!

  10. Señora Vd. es lela desde que flotaba en el líquido amniótico.
    Saludos a gorrino y a Vero, mi parejita de inseparables. Lo que nos vamos a divertir….smuuuuuakis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.