Anda reclamando el alcalde de Marinaleda, Sánchez Gordillo, que quienes reclamaron en IU la expulsión de los ediles que habían apoyado a la lista proetarra para las elecciones europeas, fueran expulsados de la coalición. Va ‘crecido’, como pueden ver, y la causa de ese crecimiento es la sorprendente (y temible) coincidencia de su criterio radical con el del Tribunal Constitucional, coincidencia que debería servir al alto tribunal para reflexionar sobre el papelón que está haciendo. Los proetarras en cuestión ya han dejado claro lo que son y en lo que están al aceptar la legitimidad de la violencia. Y eso puede que no escandalice ni mucho menos al alcalde de Marinaleda pero debería forzar a aquellos altos jueces a entender lo que acaban de hacer.

2 Comentarios

  1. Una de las cosas que se aprenden sobre la lucha política, es que para acabar con cualquier poder lo importante es AUMENTAR las CONTRADICIONES en el interior del mismo.
    Hay algunos temas que son FUNDAMENTALES para el régimen instalado tras la maldita TRANSICIÓN.
    La falacia de la unidad del territorio llamado Espanya, que por cierto, -pone los pelos de punta a las derechas y a la falsa izquierda, y el “enigma” etarra.
    Ahora hay la oportunidad de que un CATALIZADOR poderoso podría ser el conglomerado “Izquierda Internacionalista”.
    Para que no los vote, a este heterodoxo recalcitrante haría falta atarlo a un mástil al igual que Ulises camino de Itaca.

    Hay que aumentar la temperatura de ebullición.

  2. Curiosa actitud, la del Abate. Votar a Alfonso Sastre, “Escuadra hacia la muerte”…, sería ahora “el principio esperanza” blochiano. Pues nada, no se reprima, buen hombre, y vote a quien quiera. Esa es la diferencia entre la democracia y el régimen que impondrían los Sastres y sus amigos pistoleros, si pudieran, o en cuanto pudieran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.