En Francia acaban de proceder judicialmente contra el expresidente Chirac, reo presunto de malversaciones con motivo de ciertos contratos amañados mientras fe alcalde de París: Ha sido una instrucción larga y, en cierto modo doble y compleja, pues iba paralela al “affaire Clearstream”, en el que si dilucidaban responsabilidades en un lavadero de pasta negra, y durante toda ella los magistrados que han intervenido con guante de seda pero puño de hierro han venido llamando al presunto máximo culpable “Monsieur X”.  El “Seño X”: también aquí empleó ese pseudónimo discreto el juez Garzón al concluir que desde el Gobierno de González se había practicado terrorismo de Estado pero ni que decir tiene que esa “X” que, en aquella tétrica ecuación, superaba al ministro condenado, no se despejó nunca. No sólo eso, sino que se perpetró la singular locura de concentrar a toque de corneta ante la cárcel de Guadalajara (consta que más de uno haciendo de tripas, corazón) a todo el que pintaba algo en la nómina, digo, en la ‘nomenklatura’ del partido para aclamar como héroes a dos secuestradores. El caso Dumas en Francia, el saqueo de los Bhutto en Pakistán, el laberinto mafioso de Andreotti en Italia, el asunto Robinson en la Inglaterra de Blair, los líos de Carlos Andrés Pérez en Venezuela o el que dio con los huesos de Papandreu en el trullo antes de devolverlo al poder, demuestran que en toda democracia que funcione medianamente bien, el que la hace la paga, sin que el tamaño del pez resulte determinante a la hora de tragarse el anzuelo o el ‘marrón’. Ahora en Francia, Chirac se las tendrá que ver con una Justicia paciente que ha esperado respetuosa a “Monsieur X” sin descubrirle su gracia hasta que ha sido posible. Un correoso “aparatchik” como Probst avanzó hace tiempo, en todo caso, un comentario realmente esclarecedor: “Es posible –dijo– que Chirac ‘resulte’ alguna vez culpable. Lo que jamás ocurrirá es que el Presidente ‘sea’ culpable”. Más claro el agua.
                                                                xxxxx
En España partimos ya del anacronismo injustísimo de que el Jefe del Estado sea constitucionalmente inmune, esto es, quede al margen de la Ley que él mismo sanciona, como si no supiéramos desde los maestros romanos que el deber del legislador es soportar la ley que promulga. Hace pocos días fue condenado, una vez más, el secretario de Estado Vera convicto de haber pagado cifras millonarias para cerrar las bocas de unos sicarios que podrían incriminarle en sus propios crímenes, y no sólo nadie se ha acordado del “Míster X” de Garzón con un motivo tan justificado, sino que la noticia ha tenido un escaso eco en una opinión que definitivamente ha asumido como inevitable la podre de la política y el hedor de la sentina del Poder. Nixon no habría tenido necesidad de dimitir en España por más que ‘Garganta Profunda’ susurrara en la oreja de los investigadores pistas que a él conducían, porque aquí el régimen de libertades ha progresado no poco, no cabe dudarlo, pero sin llegar, ni mucho menos, a descartar el tamaño del pez a la hora de sacar el palangre, quizá porque un pasado como el nuestro –que se desliza desde la mentalidad señorial-feudal al caciquismo puro y duro–  ha hecho fraguar, siquiera en niveles subconscientes del criterio público, cierta noción sacral del Poder que inevitablemente acaba por segregar la idea de inmunidad. Si a Chirac lo condenan en su momento, la opinión francesa, dividida desde un principio, es más que probable que primero se estremezca ante la efemérides y luego la asuma hasta que como, en USA, el enredo del Watergate quede relegado a su dimensión literaria. Aquí no habrá caso, claro, y la “X” con que ese juez tornadizo encubrió la evidencia se quedará ahí para los restos. Todavía hay clases y diferencias, qué coños. La cuestión estriba en saber hasta cuándo.

24 Comentarios

  1. El Anfitrión está en todo su derecho –y tal vez la obligación ocasional- de remover la charca putrefacta de la política. Ya saben ese mal necesario pero maloliente. Mi abuelo el analfabeto, nacido a mediados del XIX, repetía una frase que de pequeña a mí me sonaba a algo terrible: ‘Pobre España, mande quien mande’, porque él llegó a oír hablar de la Isabelona, de la Gloriosa, del Aosta, de la Primera, del rey de las patillas y de su hijo póstumo, tan soldadito él, de la cuna al adiós. De Franco no hablaba. Ni bien ni mal. Eran tiempos de silencio y se murió quince años antes que el ferrolano.

    Hoy quedo yo, su nieta, para decir que no han cambiado mucho las cosas. Si con Franco era mejor callarse mientras vivió, y a poco que abrí el pico me dieron un garrotazo, del actual –y tragado con calzador- jefe del estado, sólo se ha abierto la veda menor. Zorzales y palomas torcaces. Ni siquiera a las liebres se le puede hacer la escopeta.

    Lo del señor X lo considero una simple falta de contenido escrotal. Cuando vieron la luz tantas cosas, faltó que el remate de la pirámide hubiera dado un paso al frente y hubiera dicho –como Thatcher o utilizando la sinuosidad como cuando la Baader-Meinhof, incluso como su sucesor ese chico que anda ahora por ahí tan atolondrado, melena al aire- ‘Aquí no ha pasado nada. Teníamos un problema y lo hemos resuelto (hemos intentado resolverlo). Mal, como bien sabe MP. Y varias veces, más de muchas veces, me equivoqué. Aquí está mi dimisión’. No hubo tal. El pescuezo de algunos edecanes sustituyó al de más arriba.

    (A mi adorable madame. Quien murió ha sido un actor de voz de trueno, genio ensoberbecido y malos modales. De su obra, se puede espigar lo bueno entre alguna bazofia y bastantes mediocridades. Escribió un poemario, algún guión y poco más sé -ignorante de mí- de su obra literaria, pero subió al olimpo académico. Nimbado por una coreografía aparatosa y huera, bailándose un tango entre cirios y envuelto en una bandera anarka su ataúd, la hipócrita unanimidad parece quererlo elevar a los altares ateos. Con mi oración que no cuente).

  2. Hoy es día de decesos. A este paso, en la puta península, no quedará nadie que testifique sobre la maldita “Transición”.

    Han muerto dos 2 “charnegos agradecidos”, que pelotearon con la Catalunya de los nacionalistas de pandereta hasta el aborrecimiento.

    Paco Candel Y López Raimundo. El uno comerciando con los agradecidos inmigrantes sureños y el otro metiendo en el redil a los obreros del PSUC.

    El los dos entierros ha estado el más grande e inútil embaucador del reino de Espanya: El muy honorable D. Jorge Pujol.

    Quisiera vivir lo suficiente para leer las necrológicas de todos los que participaron en aquella farsa del 76.

  3. No se me vayan por las rmas otra vez, que lo que don ja apunta es que en otras democracias, en Francia ahora, no hay nadie que del todo se pueda considerar exento de la Ley ni inmune ante ella. El Rey, para empezar, como en el derecho histórico, pero saltándose la vieja teoría de las “tres personas del Rey” que explicó el sabio Kantorivic. Muy bien señalado lo del silencio en torno la última condena de Vera, más notable si recordamos el bombo y el platillo que se le dio a la resolución de un tribunal internacional que –sin cuestionar para nada lo que el TS y el TC consideran probado en España– dispone que se repita el proceso. Esta vez no han querido pisar fuerte y han pasado sbre las brasas como el fakir. ja lleva razón: este es un país maltratado, una democracia en peligro y en abierta degeneración.

  4. No puedo menso que alinearme cin el padre cura y lo hago encantado y en conciencia. Entendean que no profundice en el tema…

  5. Deles caña, gm, que ya tienen ellos quie le ponga bálsamo de Fierabrás en las posibles heridillas. ¿Pero creeusted que sirve de algo permanecer en la primera línea, expuesto al fuego enemigo (¡y al amigo!), un año tras otro, como ei el tiempo no pasara por usted. (Lo vi en la últim conferencia de El Mundo, la del profesor Fanjul sobre la morería, y tive la impresión de que estaba usted no sólo recuperado sino más jven y vigoroso. Ni que decir tiene que el grupo que lo comentamos se felicitó por ello. No hay mucho ejemplar suelto como usted).

  6. Hasta cundo estarán ustedes con la matraca de Amedo y compañía, señores puros y discrepantes!! D´jenlo ya y trágense sus frustraciones solitos, en especial esa pedante y cursi y retorcida que cambia todos los días de mal nombre. ¿Cambiará también de bragas?

  7. Leo antes de escribir y reconozco que si lo que pretende esta gentuza que embortona el blog es desmoralizrnos, algo sí que consiguen, los muy miserables. Me gustaría tener la soberana indifer5encia de jagm nte estos insultos que estoy por ssegrarle que le vienen de bien cerca. ¡Asquerosos! Una columa como la de hoy es importante les guste o no a los sectarios para los que admitir el crimen de Estado no constituye mayor problema.

  8. También yo prefiero sus columna sobre la mar y los peces, como dice usted, porque en ellas es donde demuestra su talento de escritor y su vigor intelectual. Pero estos temas soninexcusables y sólo los perjudicados preferirían el olvido.

  9. Hermoso caballero es don Poder….
    Por doquier pasa lo mismo:Don Jose Antonio su amor a España hace que no soporta que le falten lo más mínimo.Y me parece ,a la vez valiente y generosa su obstinación en denunciar los abusos del poder.
    Veremos en qué acaba lo del Señor Chirac…

    xxxxxxxxxxxxxxxxxx

    Doña Catalina ¿el nombre, por favor? Gracias miles

  10. Mr. Y, Sociata o quien sea bajo la máscara: váyase a freir espárragos y note la delicadeza de mi improperio. Es usted un farsante, seguro que un ganapán, más seguro todavia un sectario, alguien incapaz de encajar la crítica, es decir, un espécimen muy frecuente en esta España que el Gobierno sinmayoría suficiente de ZP ja conseguido romper en dos bandos irreconciliables. Nos iba a costar dios y ayuda recnstruir el cnsenso y la paz social de la “maldita Transición” de que habla ese indocumetado con ínfulas que firma como el famoso Abate que colgó los hábitos.

  11. Aviso a los blogueros de que talvez setuvieran interesdos en vistar aguna vez el blog de un frecuentador reltiv de este lugar, el profesor Genaro Chic, en el que se escriben cosas muy interesantes, en un plan menos desahogado que aquí, y con más pretensiones, pero siempre curioso. Sé que es amigo de gm por lo que me permito aconsejar esta visita de la misma manera que, me consta que bogueros de allí pululan por aquí más de una vez.

  12. Catalina y Abate son ds fantoches. No entiendo como los deja gm alardear aquí de sus diarréicas tonterías.

  13. Usted y yo debimos quedarnos en Francia, amigo ja, como Prof o Rogelio, otal vez largarnos a los USA como el gran Miller. Nos hubiéramos librado de Pepiño y de Acebes a un tiempo, y nos habriamos visto libre de lo que es peor: de nuestros correligionarios claudicantes, vedidos al “nuevo” PSOE… ¡¡¡de Rubalcaba!!!, apastados por el peso de tanto fracaso. Lo digo sin esperanza ni renconcomio. Como suele comentarlo usted. (¿He estado indiscreto, ja?).

  14. La presencia de esos reventadores es buena porque certifica que lo que aquí se dice escuece. Por mi parte (es la primera vez que aparezco en pantalla) no he encontrado un sólo lugar de discusión en nuestro círculo menos formalista y más abierto.

  15. Bienvenido, mi don Endovélico.

    Me cambio el tanguilla a diario y hasta dos y tres veces. Soy pedante, cursi, retorcida, mezquina y corrosiva. ¿Passssa contigo, frustradín?

    ¿T’has fumao un porro, porromán? Pozí. Amparo. Mis heces son de consistencia normal, so restreñío.

    (Disculpe los exabruptos, madame. El finado era Fernando Fernán Gómez. Un besazo).

  16. Gracias miles mi doña Catalina.Es usted muy amable….lo cual no se puede decir de todos los individuos que han aparecido hoy por aquí.

    (Cuando empecé a escribir mi primera intervención sólo habían escrito el Abate y usted, que sino creo que habría sido otra)

  17. Me temo que la señor Catalina me confunde con un deslenguado que firma con letra griega más arriba. Jamás pondriayo en duda la pulcritud de sus bajeras.

  18. A mí no me ha parecdio al leer la columna, que el autor resulte ingenuo ni espere que a Chirac lo manden a la celda de Papillón. Simplemente denuncia que pot todas partes crece la podredumbre y, lo que quizá sea peor, que cada vez se acepta más como inevitable. Me parece que sus ejemplos son suficientemente claros y equilibrados. Sus comentarios también.

  19. …Y nadie devuleve un duro, ya lo ven, ni aquí ni en Sebastopol, ni rojos ni azules ni pardos ni negros. Qué esperar en un país en el que ha robado hhasta el encargado de la Guarda Civil, la de la Cruz Roja y la del BOE, la cúpula de Interior, el partido en el Poder, el hermano del Vicepresidente, el director del Banco de España y…

  20. De todos los justiciados en Francia es cierto que el menos importante es Chirac, comparado con Dumas y tants otros. Elautor señala con mucha razón que lo singular de este caso no es que se procese a un presunto malversador sino que se procese a un Presidente. La frase de ese desvergonzado, lque cita la columna, lo dice todo sin necesidad de más comentarios.

  21. Marta sicard , otra vez.
    Imposible encontrar la columna o el blog de Genaro Chic. Si no nos dan más señas, me temo que me voy a quedar con las ganas.

  22. Queridos blogueros
    hace tiempo que no os visito pero es que ando ocupado. Me alegra visitar un sitio que zumba de avispas y aguijones de razon y alguna sinrazon. benditos pensamientos que vuelan afilados a combatir por la verdad y la libre expresion.

    Yo ando empeñado en mis tuercas y tornillos, enamorado de mi Andalucia y mi España, y de mi mundo también.

    Voy por la calle y de digo a quien me encuentro “vaya usted con Dios” en voz baja, pero audible como rumor de fuente cercana.

    El tesoro de Andalucía está en su gente. la del barrio de los carteros en sevilla, la del albaicin de granada, la de cartaya, la de vejer,….

    la de tantos sitios, sencillos en apariencia..

    Buenas noches

  23. Buenas noches , don quercus Robur.

    Ya me gustaría saber de qué van esos tornillos y tuercas que me suenan a clase de inicación a la vida sexual.

    No se venda caro, miamol, y déjese caer por aquí con más frecuencia.

  24. Con mucho retraso!Qué bonito lo dicho, don Quercus! De acuerdo con doña Catalina: róbele tiempo a sus tuercas y dele algo más al teclado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.