No me cuento entre quienes se quejan de que Griñán haya nombrado consejero al fiscal que llevaba la madeja de los ERE y las prejubilaciones falsas. Lo que me inquieta es que el fiscal haya aceptado entrar en un Gobierno que él sabe mejor que nadie lo que ha hecho anteriormente y cuáles son sus responsabilidades, incluidas las eventuales que pudiera tener su Presidente. ¿No está prohibido que un juez o un fiscal relacionados con un Gobierno no ejerzan luego poder alguno, durante una temporada, sobre temas que incumban a ese Poder? Pues me parece a mí que, en su contrario, debería prohibirse también que quienes han manejado un asunto que incumben –y tan gravemente– a un Poder pasen a integrarse en él. No dudo de la integridad del fiscal Llera, dudo de su estética, por  lo menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.