Un periodista italiano de ‘Il Foglio’, Giuliano Ferrari, ha irrumpido en público amordazado para protestar por la creciente apropiación del debate público por los propios protagonistas, esto es, por la evidente conversión en puro “realitiy show” televisivo de unas comparecencias electorales en las que la información ha sido sustituida sin remedio por la propaganda. Se refiere Ferrari a los debates italianos, esos montajes tan manipulados en los que, para que se hagan una idea, rigen pactos de corrección política tan extravagantes como el compromiso de no referirse a la Mafia en ningún caso y menos, claro está, a sus posibles y visibles relaciones con la política institucional y de partido. La organización pactada de choques entre candidatos, en la que los asesores han logrado desplazar sin remedio a los profesionales de la información, ha reducido esos enfrentamientos a meros espectáculos más dirigidos a la perceptiva primaria que a la inteligencia crítica, toda vez que los propios espectadores, ajenos en su mayoría a los resortes técnicos o pseudotécnicos de la retórica contendiente, suelen estar menos interesados en ‘lo que’ dicen los actores que en ‘cómo’ lo dicen. A Zapatero lo traiciona el subconsciente cuando anuncia su propósito de ganar “con una amplia sonrisa” mientras que hay que ser lerdo en extremo para  no advertir que a Rajoy lo encorseta el miedo a confirmar el estereotipo del político agresivo y crispador con que la hábil estrategia adversaria ha logrado maniatar la campaña de su partido. Poca gente habrá entendido la mayoría de las abrumadoras referencias macroeconómicas de ambos contendientes, por ejemplo, a cambio de lo cual se ha hablado y mucho de sus trajes y corbatas, y hasta de cierto inoportuno salivazo que la cámara indiscreta habría captado al primero. Claro que mucho peor es la constante acusación de mentir cruzada entre ambos que relativiza sin remedio el eventual juicio del espectador y, lo que es peor, acepta si es que no institucionaliza la mentira en el contexto dialéctico. ¿Qué se puede esperar de un debate en el que el presidente en funciones llama diez veces mentiroso a su rival mientras éste se lo llama a él veintisiete?
                                                                 xxxxx
Lo que reivindica la mordaza de Ferrari es el regreso a un debate abierto y controlado neutralmente, en el que los candidatos no se ciñan a los cuestionarios domésticos sino que se enfrenten a las imprevisibles preguntas de profesionales cualificados y de demostrada imparcialidad. ¡Tiene gracia que estos amañadores, capaces de cualquier trucaje o trampa, aleguen que no es posible encontrar en España un par de periodistas de confianza probada, tal como se encuentran en USA o en Francia! Pues bien, mientras los debates se pacten en las covachuelas y versen sobre repertorios de asesoría no tendrán otro valor que el de animar el cotarro reduciendo la democracia profunda a una caricatura y a un sucedáneo de sí misma, a un sistema de formación de la voluntad colectiva basado en la valoración superficial de los aspirantes y no en sus auténticos saberes y valores. Hay por ahí una broma que dice que ZP aprendió la economía que sabe en un par de tardes. ¿Y qué más da, si acude seguro de que ni el otro ni él, por supuesto, habrán de salirse del guión? Hay que sustituir a esos “liniers” inermes que hacen como que controlan lo que evidentemente no está en sus manos controlar, por auténticos “árbitros” con capacidad, no sólo para garantizar las reglas, sino para preguntar y repreguntar a su vez, para pedir llegado el caso la prueba que se insinúa sin llegar a mostrarse, para procurar que, en caso de doble imputación de mentira, se aclare, en lo posible, el entuerto o quede en evidencia el mentiroso. En USA lo hacen así y no pasa nada. Aquí, en esta democracia facial y demoscópica, si en algo están de acuerdo todos es en que la propaganda es siempre menos peligrosa que la información.

20 Comentarios

  1. Tiene toda la razón. Copio de http://www.votoenblanco.com/index.php?action=article&id_article=788531 :
    “Gran parte de los periodistas españoles han perdido la independencia y la libertad para criticar y fiscalizar al poder político. Muchos de los críticos sólo atacan al bando contrario, ocultando los errores y miserias del bando propio, comportamiento típico de los “comisarios políticos”. Sin una prensa libre capaz de controlar al poder público a través de la verdad, la democracia no puede existir. El sometimiento de los periodistas a los grandes partidos políticos es, probablemente, la mayor carencia actual de una democracia española que se degenera, pierde apoyos entre los ciudadanos y se transforma, poco a poco, en una despreciable oligocracia de partidos que nada tiene que ver con el sistema original”. Pues eso. Gracias por traerlo al debate.

  2. Toda la razón, prof. Chic, desde luego, y quizá nos quedamos cortos. Esos debates trucados son un ultraje a la intelogencia y, sin emabrgo, ¡son un éxto de masas! Díganme ustedes si no es para llorar.

  3. Me alegro de leer esta columna porque yo me he sentido estafado viendo como compimchaban todos los detalles los cogecosas de ambos bandos. Y sobre todo eso de que se pueda acusar de mentir al otro sin aclaración posible, como último argumento.

  4. El problema para el votante “moral” es que los minoritarios no sonn diferentes sino andan lampando por obtener los mismos privilegios (o más si fuera posible) que los dos grandes. Es la clase política en general, como es natural en una clase reclutada de la manera en que lo ha sido, la que no tiene remedio. En Inglaterra o en Francia hay escándalos pero hay otro nivel, indudeblemente. Aquí no puede ser de otra forma.

  5. Creo que el problema es que partitocracia de la que nos quejamos fue consagrada en la Constitución por los partidos. ¿Qué hacer en estas reglas del juego? Me temo que poco o nada. Estos dos debates han sido para mí (aunque el juicio y valoración de la prensa me haya parecido absurdo y parcial) decepcionantes y m,e sentido, por momentos, insultado por ese teatrillo.

  6. No imaginamos cómo combatir la abstención. Si es verdad que, encima de lo visto, la participación va a batir un récord es para empezar a pensar en serio que la democracia deja tanto que desear que a lo peor termina por no ser deseable.

  7. Es un mito, la democracia, empezando por la griega de la que jagm suele recrodar que condenó a Sócrates entre tantas barbaridades como hizo. Pero en esta sociedad final se ha convertido, mejor, PERVERTIDO, en una caricatura de sí misma. Mi teoría es que en una sociedad dominada por los medios de comunicación no habrá democracia real nunca, porque será imposible escapar a la influencia del más fuerte.

  8. Me sumo a los desencantados y celebro el tema. Con pena, claro está, con mucha pena, pero lo celebro. No tengo nada en común con esta banda de mangantes y mentirosos que manipulan la opinión. Si eso es democracia, conmigo que no cuenten.

  9. Una pregunta, cuando ganó Aznar ¿si valía la democracia y ahora no? La pregunta va dirigida a esa vieja asquerosilla más que nada, pero también a los “”intelectuales”” (jajaja) del blog.

  10. (El sistema hace sus “gracietas” hoy también. Paciencia).

    Tengo un amigo que dice que Tocqueville debía ser présbita ya que vio tan de cerca la democracia americana y dijo lo que dijo de ella. Conformémonos, amigos, que peor era aguantar a Solís y a Girón.

  11. Me inquieta esta creciente desafección por la democracia formal, burguesa o como queramos llamarle, porque ya sabemos que no hay alternativa para ella. Ahora que si la hubiera, sería el primero en saltar por la borda, no como una rata, sino como un náufrago desesperado.

  12. Después de cinco envites de verdadero calado como los que anteceden, poco le queda a una para mojar resopón.

    Sí advierto al Anfi que peca de benignidad y benevolencia cuando etiqueta a esta pseudodemocracia de ‘facial y demoscópica’. Dígase con todas las letras d-e-m-a-g-o-g-i-c-a. Puro engañabobos. Por supuesto que esos tongos hiperamañados son un espectáculo dirigido a ‘la perceptiva primaria’, esa mayoría de júligans que va a ver ganar ‘a su equipo, ver marcar a su goleador admirado’. La inteligencia crítica a la que alude ya solo es una inmensa y juanramoniana minoría que se va reduciendo tan progresivamente que, me temo, va a desaparecer, pura biología, cuando nuestra generación, la que nació antes del año 50 se vaya convirtiendo en ceniza. Enamorada, si se quiere, pero, ay, ceniza. Ya les dije que tras oirlos unos diez minutos, bajé por completo el volumen y de cuandoen cuando levantaba la vista del libro para reirme de su lenguaje no verbal. Apestaban a monos repitiendo sus gracias en un circo silencioso.

    Lo del sometimiento de los periodistas (?) a los grandes partidos políticos es un hecho ya tan evidente, que todos sabemos el color de la camiseta con la que juegan Gorka o Enric, igual que César o Germán, cómo tiran los penaltis o se arrodillan besando su alianza de oro. A los independientes de verdad, todos conocemos a Uno, se les relega a los banquillos de la Regional. Alguien preguntaba hace poco por qué no juega el Jefe en la Champions de EM Mundial. ¿Y tú me lo preguntas? No es tiempo bueno para la lírica de la verdad. Poesía eres tú.

    No es desencanto. O tal vez sí. Si esto es la democracia que nos espera in aeternum, servidora empezará a poner trozos de papel higiénico usado como voto en blanco.

  13. Confirmado, sociatilla. Soy una escatológica. ¿Clarinete? Pero tú eres lo que mancha el papel higiénico.

  14. Del Libro Blanco de ^Z^:

    Hay un mapa de vías de alta capacidad en 2004.
    Hay un mapa de íd. previstas para 2020 (largo me lo fiais)
    NO HAY un mapa de íd. en 2008. ¿Pour qoui? ¿Porque se les cae el puente en la costa granadina o se eterniza la Transcantábrica? ¿Porque la ruta de la plata sigue teniendo mucho de hojalata, incluyendo 10 ó 12 kms. que atravesaban por la calle Real de un par de pueblos de Sevilla, y que se han abierto hace dos o tres días?

    Pacto del Tinell:
    Els partits signants es comprometen a no establir acord d’investidura i acord parlamentari estable amb el PP al Govern (con Mayúscula, puntualizo) de la Generalitat. Igualment … a impedir la presència del PP en el govern (con minúscula) de l’Estat.
    Firmado: PSC-PSOE ECR ICV-EA

    ¿Hay algún soñador que aún pretenda una grosse-koaliktion para superar y consolidar de una vez la organizacion territorial del ESTADO, incluyendo el Título VIII de la Const. E. de 1978 y sus posteriores LOAPA y estatutillos? ¿O para acordar una ley de Educación que arrumbe de una vez la miserable Logse? ¿O para acordar -de verdad- unas pautas serias y verificables contra los asesinitos del norte. Los que como los intermitentes, que ahora sí funcionan- ahora,no- ahora,sí- ahora,no- sí- no -sí- no… que pasan de huelgas de hambre a pasear Donosti, de etarras convictos a hombres de paz?

    ¿PARA CUANDO SEIS O DOCE MILLONES DE VOTOS EN BLANCO?

  15. Suiempre voté a la izuqireda, peor una pregunta como la inmediatamente anterior debe ser replicada con otra: ?Por qué no CUATRO O SEIS MILLONES DE VOTOS para el PP que es la única alternativa? Si de algo me arrepiento es de la vieja superstición que me impidió derle el mío cuando aún no sabíamos que podían gobernar como lo hicieron, es decir, mucho más discretamente que esta panda de la Zeja.

  16. Y ante todo esto, que pasará?. Enrico Fermi solia practicar una receta para intentar obtener una hipotesis plausible de un problema complejo y con datos confusos de partida. Al entrar a una de sus clases, preguntó un día:”¿cuantos afinadores de piano hay en Nueva York?”. Ante el estupor de los alumnos, comenzó la siguiente deducción: Si hay 5 millones de habitantes, y en cada casa de promedio viven 5 personas, tenemos 1 millon de hogares; si hay un piano en cada cien hogares, resultan diez mil pianos, que deben afinarse al menos cada año; si un afinador puede afinar como mucho dos pianos al dia, y lo hace 5 dias por semana, afinaría unos 500 al año; todo ello resulta que en Nueva York habrá alrededor de 20 afinadores de pianos. Quizá haya el doble, pero el orden de magnitud parece suficientemente fiable para la labor deductiva realizada. Y el esfuerzo necesario para averiguar la cantidad exacta será considerablemente mayor (y quizá no se disponga de dinero para encargar el trabajo).

    En honor de Fermi, he aplicado en numerosas ocasiones esta receta, y me ha dado resultados notables y verdaderos ahorros de tiempo y esfuerzo en proyectos de ingeniería.

    Ahora se me ocurre aplicarla en el caso que nos ocupa: “¿cuantos periodistas honestos hay en España?” la solución…. otro día.

  17. No se me apure, mi doña Marta. La generación de muchos de los que pululamos por esta tertulia está -¿o es?- en la órbita del sesentayochismo. Aún le faltaba casi una década al general Franquito para cumplir con su destino biológico y nosotros, los jóvenes éramos unos insensatos a fuer de soñadores. O viceversa.

    Tomamos la democracia como un destino y sólo era un camino. Un camino con encrucijadas, en cada una de las cuales hemos tomado muchas veces el ramal equivocado. No le preocupe tanto desencanto. Si hubiera mayor número de veinte-treintañeros, vería que su razonamiento, los que razonen, es muy distinto.

    Como no ha enviado sus habituales besos para todos, me hago portavoz de muchos y hoy se los envío yo a usted. Muá.

  18. Franacamente: Viendo tal cantidad de pesebreros, que pululan por todas las televisiones, y todos están de acuerdo en que el abogado, que aprendió la contabilidad del estado en dos tardes, es un hombre mejor preparado que un registrador de la propiedad. Después de engañar a los españoles, con una rendición ante la ETA ; que no ha terminado porque según dice el Z no han querido aprovechar la oportunidad que el les ofrecía. Que estamos dudando?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.