El enrocamiento de la extrema derecha americana, que la campaña electoral está permitiendo ver en primer término, está alcanzando cotas difícilmente creíbles  en los países más o menos homologados. Se trata de una estrategia económica, por supuesto, de un designio hiperindividualista de reducir y eliminar si cabe el gasto social preservando, en cambio, el que se destina a mantener una fuerza militar que ni siquiera vería con malos ojos su intervención en una nueva guerra en el avispero de Irán, pero también y sobre todo de una cruzada en torno a lo que llaman “valores”, entre los que, no habrá que decirlo, las referencias al sexo con múltiples e implacables. Cómo será la cosa que el presidente Obama en persona ha debido llamar a una estudiante de la universidad de Georgetown, Sandra Fulke, para ofrecerle su apoyo frente al brutal ataque de un ayatollá republicano –el locutor Rush Limbaugh—que la calificó de “guarra (slut) y puta” por haber defendido en el Congreso la cobertura pública de anticonceptivos, invitándola a proporcionar al ojo público “sus videos sexuales” para que el contribuyente supiera a ciencia cierta a qué se destinaba su dinero, a pesar de que la demanda de la estudiante encajaba con el proyecto de la propia Casa Blanca de establecer un sistema de salud pública reformado en el que, como es natural, se contempla la prevención venérea. Esta proximidad del bolsillo con la entrepierna rebela a estos campeones del moralismo a desplazarse cada vez más hacia el extremo, en una actitud que no hay forma de encajar en el modelo social contemporáneo y que está dividiendo peligrosamente a la opinión pública americana. Hay en esos insultos, obviamente, bastante más que el exabrupto de un bárbaro, porque revelan la íntima fractura de una mentalidad cuyo éxito tal vez consistió en alear el trasfondo calvinista con esa idea soberana de libertad que ya resultaba visible en tiempos de Tocqueville.

Es posible que la crisis del liderazgo americano –a lo mejor habría que ir releyendo a Toynbee…– resida en esta falla más que en los colosales errores cometidos en el escenario internacional, en estas contiendas braguetarias más que en los conflictos bélicos propiamente dichos. Obama ya ha tomado partido en este caso y el bárbaro se ha disculpado, menos mal, pero queda la doble sombra de esa moral social que es, por cierto, prima hermana de la económica. Los liderazgos exigen como prerrequisito fundarse en una mentalidad básicamente unitaria. Temo que los republicanos del Tea Party, con sus inquisiciones y sus alcancías, no se hayan percatado siquiera de la cosa.

5 Comentarios

  1. No le pida a esos cuáqueros que pagune el anticonceptivo. Ellos pagan envantados las carísimas ejecuciones con inyección letal…

  2. Si Ud. mira a su alrededor, dentro del partido que Ud. defiende, también encontrará, matizadas, las mismas posiciones de ese ayatolá. Y lo que viene es más de lo mismo. Las declaraciones de Ana Mato van en ese sentido. Aunque, es cierto, no las llama guarras.

  3. No viene a cuento con el tema de hoy lo que voy a escribir, sino a los ocurrido en el programa de Canal Sur del pasado día 13.
    Nunca nadie expreso con tanta claridad mis propios pensamientos sobre el tema Canal Sur y su “independencia”, como lo hizo usted. Usted acertó plenamente y con valentía hasta en decir una verdad sobre los trabajadores, no todos son responsables de esa imparcialidad y manipulación de las información, pero si hay varios y los hacen a diario, aún sabiendo que los pueden sancionar por una falta grave, pero se ven con el “cobijo de la capa” del Director General RTVA. Un abrazo y siga usted asi, le he descubierto tarde pero la dicha es buena.

  4. La Derecha americana es tremenda, toda un a mentalidad histórica que se explica por sus orígenes en buena medida. Si he enrendido bien a don Julio, él cree que jagm es defensor del PP, cosa que sería del todo respetable, por supuesto, pero que indica que don Julio no ha leído ni escuchado con atención a nuestro amigo. Aparte de eso, comparar a Ana Matos con la sra. Palin es desconocer el paño por completo. Dios mío, por qué seremos tan trivialmente maniqueos entre nosotros.

  5. Ocasión óptima para recomendar el libro de jagm titulado “Habalr con propiedad”, Ediciones Libertarias, en el que se hace un estudio, a mi juicio, espléndido, de las ideas de la Derecha frente al “pensamiento de la Izquierda históricas. Hay en ese documentado libro conlcusiones interesantes contra la tesis actual del fin de las ideologías que resultan de mucha utilidad. Léanlo y luego hablamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.