La Junta ha puesto en venta el “apeadero” que tenía en Madrid (un ridículo balance y mucho gasto) al tiempo que se anuncia el cierre del chiringuito de Buenos Aires. No está mal, aunque parece que quedan todavía abiertas y vacías embajadas “andaluzas” en Nueva York, México, Londres, París, Casablanca, Bruselas, Dubai, Varsovia, Düsseldorf o Tokio. ¿A qué aguardaran para cerrarlas todas y dejar el servicio exterior en manos de nuestra diplomacia estatal? Ustedes no se lo creerán, pero la Diputación de Huelva llegó a tener (no sé si conserva) una oficina en Bruselas. A Griñán le queda mucho que recortar sin recurrir a ese truco asustaviejas del cierre de escuelas y hospitales.

2 Comentarios

  1. Sr Grinan dedicase a gobernar para todos de una vezhombre,no sea analfabeto, si tiene que lidiar no tenga miedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.