El sermón y el trigo

Veo una intensa campaña publicitaria de la Junta (que pagamos todos, ojo) proclamando el derecho de los “dependientes”. Junto a la foto de algunos de ellos, el cartelón dice entusiasta: “Andalucía dice SÍ”, con mayúscula subrayada. Pero al mismo tiempo busco los datos reales y compruebo que esa Junta entusiasta mantiene “sine die” en el limbo administrativo a ¡más de 91.000! solicitantes de la ayuda. Eso se llama predicar y no dar trigo, penúltimo recurso de la clásica “agitprop”. ¿No era la Ley de Dependencia –aprobada por unanimidad aunque apropiada por el PSOE– la “joya de la Corona” democrática? Pues parece que puede que lo sea de boquilla pero no a la hora de echar mano a la bolsa y cumplir ese elemental compromiso. Hace falta poca conciencia para ahorrar a costa de esos ciudadanos impedidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.