Otra vez el cuento del envergue del desdoble de la N-435, de nuevo quizá el despliegue propagandístico en el semáforo de Beas y el reparto de octavillas, acaso otra foto de Cejudo en el balcón del Ayuntamiento de Valverde declarando resuelto el problema pendiente. Y el AVE, y el tren Huelva-Zafra. No cabe duda de que andan flojos de ideas, quién sabe si en horas bajas, cuando lo único curioso es la propuesta de un eventual replanteamiento del Ensanche ofrecida por la candidata Parralo, que de urbanismo debe de saber por consorte más que por diabla. Con la vergüenza se ha perdido la memoria, pero los habituales de la carretera de Badajoz recordarán, sin duda, a su paso por Beas, a la plana mayor del barrerismo (e incluso a algún enemigo íntimo) repartiendo panfletillos. Un aburrimiento este politiqueo de mala muerte, una estafa esta camelística institucionalizada que promete hoy lo que niega mañana o al revés. ¿Es que no hay problemas en Huelva para llenar tres programas electorales? Escucharlos hablar de lo mismo que hace cuatro años revela la inania de una vida pública que se agota en el cargo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.