Los trabajadores que Delphi empleará en Tánger van a cobrar un salario seis veces inferior al que cobraban los de Puerto Real. Eso es todo, así de fácil, y por eso mismo resulta llamativa la relativa conformidad de los responsables sindicales y representantes de los parados, ciegos voluntarios a la hora de valorar la actitud de la Junta. La propia voz de los trabajadores insiste en estas mismas páginas en que lo del futuro y la esperanza que se abren a la Bahía es una realidad que está ahí y, quizá por eso mismo, desde la Junta ni se sabe ni se contesta sobre cual ha sido el auténtico plan de esta deslocalización programada hace tanto tiempo como se necesita para establecerse en Marruecos. El tiempo pasa visto y no visto, en todo caso, y no tardaremos en comprobar que las promesas de nueva actividad e inversiones nuevas era puro camelo. Para entonces, eso sí, Delphi se habrá ahorrado ya sus buenos duros contratando en plan basura a los mismos que nos llegan aquí en patera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.