Llevan razón quienes en Marbella reclaman que los bienes decomisados durante la inacabable “Operación Malaya” sean devueltos a la ciudad, es decir, al Ayuntamiento saqueado. Por supuesto que otra cosa es lo que establece rígidamente la normativa, pero lo que no entra en cabeza humana es que un saqueo acabe produciendo un beneficio al Estado con los bienes que se le arrebataron a una de sus instituciones. Algo debería arbitrarse, si es necesario a nivel legislativo, toda vez que la modificación que se hiciera en este sentido sería, desgraciadamente, de aplicación más que frecuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.