Probablemente la causa mayor del crecimiento de la deuda de la Junta, que alcanza ya casi los 20.000 millones de euros –más de un 13 por ciento del PIB andaluz– se deba a que esa deuda crece a un ritmo mucho mayor que sus ingresos. Pero el gran agujero sigue estando en las 53 empresas públicas, es decir, en la “Administración paralela” creada, entre otras cosas, para eludir los controles que según sus gestores ralentizan la gestión. Esos entes son la clientela electoral del partido en el poder, la gran mamela que ese poder ofrece, con dinero de todos, a quienes lo sostienen con  sus votos, y eso, lógicamente, tiene mal arreglo. Hablar de “sostenibilidad” en estas condiciones es pura retórica.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.