Escucho a un orate perorar en el ‘Corner’ de Hyde Park sobre la necesaria inutilidad del saber, quiere referirse, el hombre, a la añeja teoría de que el conocimiento del sabio ha de ser ante todo gratuito pues en otro caso ya no sería propiamente tal, sino un ‘práctico’ o, en todo caso, eso que ya los griegos llamaban un ‘técnico’. En el sentir popular, el sabio, para serlo, necesita probar su inutilidad, incluso su desmañada relación con lo social, como aquel Tales que en el “Teeteto” se cuenta que fue objeto de rechifla de las criadas porque, mirando las estrellas mientras caminaba, acabó en fondo de un pozo. Y sin embargo, lo cierto es que el saber se vinculaba en los principios a la utilidad, de manera que en el sabedor se veía ante todo un hombre útil por su experiencia a la comunidad e, incluso, alguien avezado en los negocios, como refiere Aristóteles en su “Política” que probó ser Tales el milesio cuando, previendo una colosal cosecha de aceitunas, alquiló a bajo precio todos los molinos para luego hacer una fortuna realquilándolos a precio de oro. Hace poco nos recordaba Ramón Tamames –que tan bien daría él mismo ese tipo del sabio ganancioso—la aventura frustrada de Newton cuando invirtió hasta lo que no tenía en un fantasioso negocio que lo dejó poco menos que en la miseria, y desde luego uno está más convencido de esa inutilidad que de otra cosa a la vista de la modestia de nuestros sabios en contraste con la opulencia de tanto membrillo. El orate del parque me mira desde su pequeño podio con una mirada más intensa en tanto que me voy quedando solo en el auditorio. No sospecha, seguramente, la antigua tradición que respalda el tema en que anda trajinando.

 

Saber y ganancia ni están reñidos,  por supuesto, pero tampoco van juntos con frecuencia. Keynes –¡que ojalá volviera a echarnos una mano!—parece que no era mal jugador en esa ruleta trucada que son los negocios en la que tanto juega la “información privilegiada”, dicho sea en sentido amplio y fuerte, incluyendo la perspicacia de Tales, pero si miro a mi alrededor la verdad es que pocos sabios encuentro, al menos en nuestro parnasillo, que no se topen de bruces al jubilarse con la más injusta severidad económica. ¿Será uno de ellos este espontáneo cuya vehemencia acaso no delata otra cosa que su frustración de sabio inútil? Lo veo o me parece verlo en la tristeza disimulada de su gesto, en el traje raído, en el zapato viejo que le dan cierto aire de conmovedor bululú bajo la sombra del inmenso castaño florecido. Estas cosas sólo pasan en Londres, oigo al pasar. Qué va, en Atenas lo sabían de buena fuente hace veinticinco siglos, por no irnos más allá de los maestros mencionados.

19 Comentarios

  1. Pepe Griyo
    Me da risa pensar que don Tales de Mileto se cayera a un pozo por hacer el tonto mientras miraba a las estrellas y quizás fuera cierto lo del molino.
    Les juro que quien pudo calcular con los medios de entonces las dimensiones del sistema solar de tonto tenía muy poco.

    Les desafío a Vds. que con regla, compás y calculadora intenten calcular la distancia de la Tierra al Sol aún con el “decepcionante” error de don Tales del 10%.

  2. Hombre, don Griyo, yo creía que iba a usted a evocar a nuestro amigo recorriendo los paqrues en busca de motivos con los que entretenernos, quiero suponer que bajo un sol de esos que despelotan a los británicos a las primeras de cambio. Le recuero, de todas maneras, que los hallazgos de Tales, en especial, los teoremas, se suelen dar hoy como aprendidos de egipcios y mesopotamios, lo que no quita un ápice de mérito intelectual al sabio (uno de “los siete”,c omo saben). Esperemos nuevas observaciones de ja, intresantes como ñésta que le ha dado pie a ilustrarnos nuevamente con su cultura.

  3. No sé si han reparado quienes hayan leído la columna de hoy en que esas referencias interfesasntes y cultas que hace el autor, las hace “in itinire”, es decir, necesariamente de memoria, puesto que no debe de tener a mano los textos que cita. Un alrade consumado con discreción, encuima, como quien no quiere la cosa, que espero sea valorado como merece por n uestros blogueros. ¡Ande doña Scèptica, écehle valor y sáquenos de este pozo en que nos ha metido la peste porcina!

  4. No me sorprende la memoria culta de ja en una columna cvomo la de hoy, que trata de un tema clásico tomado de manera tan “literaria”, obsrevando a un orador de Hyde Park. El tema es antiguo e interesante, responde a esa eterna pregunta española que se le suela hacer al chico/a que inicia sus estuudios de filología clásica, de Ciencias Políicas (ay, Pepiño de nuestras entretelas) o de gnoseología. La gente éspera siempre que el sabio t5rabaje por ella y apoirte ventajas y beneficios con su esfuerzo, razón por la que le ecige que su atención se centre más en el ñárea que el griego, en efecto, llamaba “techné” que en el del pensamiento puro en cualquiera de sus especialidades.
    Diviértase neustro osbervador incansable, que Dios le conserve esa constante curisidad y semajante capacidad para aplicxar sus conocimientos al análisis de las situaciones concretas.

  5. Me encanta ver estos desmarques que hace jagm cuando todo el mundo mira a un punto fijo, hacia México por ejemplo, en estos momentos de inquietud por la peste porcina, y va él y nos sale con un loco de parque y los despistes geniales del milesio. Gran columna de viaje, de ésas que recordarán los habituales del blog enviadas dede Venecia, París, Sao Paulo o San Petersburgo. Este tío no baja la gueredia nunca. Para mí qe debe dormir con un ojo abierto.

  6. Mi admiración y mi respeto. Estos miniensayos que son las columnas de gm merecería otro tratamiento periodístico, sin ir más lejos que su periódico tuviera el sentido común de colgarlas en la Red, auqnue fuera en la edición de Andalucía en la que la llamada “opinión” no aparece siquiera.

  7. La cultura ilimitada de nuestro Anfi ya no me sorprende a estas alturas pero cómo dibuja escribiendo este hombre, parece que estoy viendo al orate y el castaño florecido del Hyde Park y no a la quiosquera y la churrería de la esquina (es que estoy en la terracita con el porta).
    Del comment de hoy y ya que está por aquellos andurriales voy a recordar lo que dijo el isleño Sir Arthur Eddington: “Something unknown is doing we don’t know what” (Algo desconocido está haciendo no sabemos qué).

    Smuakiss a todos (s.t. a Dª Marta que nos dio la alegría ayer y a mi Dª Scéptika, of course).

  8. Qué bonita estampa, aunque triste, patética si me apuran, la de ese orrate pobre con sus elucubraciones “trascendentes”. Y enfrente –me lo imagino solo (con su amada compaña, claro es) nuestro anfitrión exprimiendo el juicioi hasta en vacaciones, bajo ese castaño en flor, que otras veces le recuerdo evocar en el Retiro…

  9. Lamento haber decepcionado al querido doctor Pangloss, pero es que ya había comentado en la última visita de nuestro ja lo duro que debería serle pasear por París arrastrando un portátil mientras pensaba que nos iba a contar al día siguiente.

  10. Descuiden que no es para tanto. A jagmn le gusta el trabajo, VIVE en ciertom modo EN el trabajo, precisamente porque para él, como si dijéramos, no es trabajo observar, relacionar, imaginar, interpretar y escribir. Los apasionados de la lectura y la escritura son así: ha habido más de uno de ellos haciendo genialidades en plena miseria, y no creo necesario dar ejemplos, sobre todo en nuestro duro país, tan alejado del respeto a la inteligencia. Nuestro amigo estrá en Londres, me lo veo rebuscando en sus noras restaurantes conocidos, yendo a tiro hecho a ver este o aquel cuadro en los museos, asistiuendo a una conferencia cazada al paso, y en ese plan. Así era cuando teníamos…, bueno, una pila de años menos, él y yo (y ustedes, claro). Ya verán cómo esta no es la última “nota de viaje” que nos envía.

  11. ¡Tranquilos con la porcina que la Trini vigila! Nunca hemos estado en manos menos profesionales ni posiblemente eante un peligro tan grave. Mala suerte la nuestra. Pero no es olvide que es voluntaria…

  12. Estupenda columna. Me ha encantado la estampa, creo que jagm debería exrpimir más esa vena literaria, creatiiva, que tanto enriquece su mensaje crítico. La imagen del loco es triste peor fenomenal y el tejma, como es de sobra conocido, un clásico de la actitud reaccionaria.

  13. Está casi todo dicho. ¿Será por eso por lo que hoyh no han aparecido doña Scéptika, madame Marthe o doña Clarita y sus amigas? No perdamos la esperanza…

  14. corren tiempos dificiles y ni el mas avezado sera capaz en esta etapa de levantar cabez porque la madre del cordero es que no hay efectivo los que tienen son los de siempre y los que antes no tenian ahora estan embargados hasta la medula. un saludo DOn Jose Antonio

  15. It enables youu to bee safe even when you have too access the Internet in a public area.
    If a Facebook hacker oor any special Keylogger, at
    all, hacks most oof your Gmmail or Yahoo account which you are
    using as tthe primary e-mail address, then your hacker can certainly hack your Facebook password through the use of “forgot Facebook password”
    trich. Without the key, its unreadable, and without our device (or codes for the network), you
    can’t decipher the information.

    Here is my web page – security issues (Dee)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.