Muchas cábalas sobre el silencio glacial con que cuentan que fue acogido en el congreso del PSOE el ofrecimiento de Chaves de volverse a presentar en las elecciones del 2012. Quizá los jóvenes se impacientan ante la evidencia de que, tras y bajo el cambio generacional, en Andalucía, todas y cada una de las grandes responsabilidades siguen estando en manos de los viejos, vamos, de los que llevan cuando menos un cuarto de siglo partiendo y repartiendo. ¿O será acaso que también a Chaves le ha llegado ya su hora, como a los demás barones sin excepción, y ZP anda ya moviéndole la silla pesando en su relevo? Al fin y al cabo, Chaves fue quien organizó la trinchera contra ZP cuando fue elegido en el partido. De momento, no lo sabemos, aunque ese silencio estruendoso resulte más elocuente que cualquier ruido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.