Un nuevo hallazgo escandaloso –el de que la Junta habría triplicado las ayudas económicas a una empresa de Punta Umbría desde que su dueño es el alcalde del PSOE—permite sospechar que cualquier esperanza de autocontrol y rigor por parte de las Administraciones del “régimen”, es pura ilusión. Si a ello se une que el citado alcalde –persona hasta hace poco ajena a la política y dedicada a sus prósperos negocios—está ya imputado por graves delitos presuntamente cometidos en su Ayuntamiento, comprenderán que lo que está en cuestión no es la suerte de un cargo público sino la imagen de un partido triturado por los escándalos económicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.