Extraordinario el resultado de la última encuesta chapista, sondeo de cámara donde los haya. Para empezar, más de la mitad de los andaluces no tiene ni idea de que será llamada a las urnas en poco más de un mes, lo cual dice mucho sobre el conocimiento que tendrá del contenido de la norma que se someterá a referéndum. Y luego el hecho notabilísimo de que esa desconocido texto, tan ininteligible a veces como insustancial en ocasiones, merezca el aprecio de unos porcentajes tan dudosos que resultan un poco cómicos. Lo que está claro es que si el enredo de su confección fue de órdago, el riesgo de que el personal pase en masa de esa consulta inexplicada e inexplicable resulta tan claro que a los políticos que en su día se lo sacaron de la manga no les llega ahora la camisa al cuerpo por los encuestados renunciaran al voto y la sangre llegara al río. No va a ser nada la que nos han dado con la que se avecina, aunque sería una lección mayúscula que el personal se enterara de qué va el cuento y votara o se abstuviera en consecuencia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.