Desde que se produjeron los disturbios de la ‘banlieu’ parisina vengo siguiendo el desarrollo de esa suerte de subcultura marginal que tal vez haya sido el subproducto más notable de aquella inquietante ‘movida’. Hay en los suburbios desde entonces grupos de debate y agitación que plantean su actividad de espaldas y en contra de la ciudad propiamente dicha, es decir, como un proyecto no solamente crítico sino revolucionario y, en este sentido, subversivo, igual que se han incrementado, al parecer, el proselitismo fundamentalista o la militancia radical. Se explica, sobre todo, por parte de los jóvenes, que han visto como un acontecimiento de esa envergadura era archivado a la semana y si te vi no me acuerdo, toda promesa arrancada en los momentos difíciles abrasada en el fuego lento de la burocracia del día después o diluida en la nada mediática que fatalmente sucede siempre a las explosiones de la actualidad. Entren, por ejemplo, en la web de Isham Axiom, un ‘sans-culotte’ postmoderno de Lille que se está haciendo de oro con sus álbumes raperos, lanzado a la fama por una famosa “carta al presidente” en la que parece que se anticipó a la que se avecinaba con su denuncia formal y no poco académica de la ruina republicana, y podrán escuchar allí un “rap consciente” que reclama la democratización, censura a los políticos, denuncia a la derecha y desconfía de la izquierda, siempre desde la esperanza de una nueva República, la Sexta, que habría de partir desde abajo y, en definitiva, hacer posible “un mundo nuevo” (no sé si les suena) en el que la economía estaría al servicio del individuo y no al revés. Reconoce Axiom que debe de resultar algo bizarro escuchar esta endecha en boca de un rapero pero se queda corto, a mi juicio, porque lo que su protesta revela no es ya una actitud reflexiva sino un auténtico paseo por la sociología política tan impropio de la marginalidad que se explica la suspicacia conservata que ha visto en él una maniobra publicitaria de la izquierda. “Desconfiad del agua dormida”, avisa ese rapero guevarista. Yo que el poder concernido me tomaría en serio el aviso.

xxxxx

No puede negarse que la protesta juvenil, incluida la de la horda suburbana, tiene difícil la conquista de la respetabilidad ideológica que, como es sabido, dispensa en exclusiva la “academia” integrada. El éxito de personajes como Axiom y el negocio del “rap consciente” (que parece ser que pesa ya lo suyo sobre la industria del ‘rap business’) demuestra, en cambio, que en la sociedad medial funcionan, con excelentes perspectivas, mecanismos de comunicación y, en consecuencia, de propaganda y influencia, hasta hace bien poco tiempo inimaginables. Piensen en la distancia que separa a nuestros más conspicuos ‘rebeldes’ y estos teóricos capaces de exigir la movilidad efectiva de las clases populares, el libre acceso a los bienes producidos o la ruptura de esa entente que hoy hace posible, ciertamente, una cierta superposición entre el discurso político y el que difunden los medios. Entren en www.axiomfirst.com y comprueben a un tiempo cómo la cultura espontánea puede encaramarse hasta la reivindicación política más rotunda pero de qué manera, ay, es absorbida, a su vez, por el “formato” cultural del propio Sistema. El sueño con otros mundos suele implicar el despertar en éste que es, casi textualmente, lo que intuyó Paul Éluard en su famoso adagio. Y ya sabemos, por lo demás, que la ilusión jacobina suele acabar en un consulado y, eventualmente, en un imperio puro y duro, con los raperos viajando en carreta hacia la guillotina y un tenientito coronándose de laurel antes de posar para la posteridad. Aparte de que Axiom ignora, con toda seguridad, que al postular la posibilidad de “un mundo mejor” no se alía precisamente con Marat o Robespierre sino con Voltaire o Pío XII. Quizá el no se lo crea pero hasta para eludir estas trampas no está de más, en absoluto, el grado elemental.

107 Comentarios

  1. Nuestra ministra/menestra de Kurturita, esa lumbrera, ya se despachó con su encendida loa al rap y a los raperos. Presume de chupa de kuero y luk fashion. En consecuencia, las juventudes a las que se acerca le piden ‘talleres’, no de lectura, música culta, promoción laboral o canchas de deporte sino de rap, tuneo de coche/moto o coctelería botellonera.

    Como bien dice mi don Anfi -verán cómo luego llega el M. español y nos deja olor a pies en todo el blog- el Sistema se encarga luego de absorber cual esponja esas rimas que siempre se llamaron ripiosas y convertirlas en compost que lo alimente.

    (A propósito, ayer me quedé con las ganas de entrar en el blog -causas mayores lo impidieron- y chocar esos cinco de ROBOCOP, que como una servidora votó unas veces p’allá y otra p’acá, antes de decidirme por el voto nulo que practico tiempo ha, mientras no se enderece esta nefasta ley electoral. Desde aquella IU, qué dolor de aborto, hasta incluso a los señoritos gavioteros.)

  2. ¿Y por qué, ecuánime doña Epi, caracteriza al PP como “los señoritos gavioteros”? ¿Acaso cree que no son señoritos los Cháveces que contratan entre ellos, los Gzlzes. que representan a los millonarios, los Solchaga, los Boyer, los Borbolla, los Escuredo, forrados todos y todos locos por la jet? Hombre, que diga, mujer, seamos justos y conste que una pertenece a la ziquierda que no vota.

  3. He entrado en la web que ofrece el jefe y yo también la recomiendo.
    Los comentarios de Epi sobre la ministra, definitivos.
    El aviso de Clara, claro: era lo suyo.

  4. Veo, viejo amigo, que sigues esto con más atención que los de aquí mismo. Y me alegro, porque lo que sangre en Francia ocnviene prevenirlo en España. Ese talante del rapero evidencia el truco, supongo que te has percatado: hasta de la marginalidad s epuede hacer negocio. Porque para cualquiera que conozca el arrabal parisino está claro que allí no se profundizan políticas, sino todo lo más se preparan explosivos para el week end. No quiero decir que falten razones en la protesta, sino que no trago con estos montajes. Y estoy seguro que la mayoría tampoco.

  5. Ya saben ustedes que eso es igual en todo el mundo. En España estos rebeldes viven de las subvenciones –¡un tal Kiko Veneno trabaja en la Diputación…!!–, como la ministra de baba se ha encargado de evidenciar y potenciar. Hace falta una dosis de rebeldía para hacer creíble el sistema, ¿no? Por eso la paga encantado el Estado del Bienestar.

  6. Entiendo que no reconozca nuestras normas gramáticas desde su crestomatía, hermano en el Libro, pero el sinónimo de pocilga se escribe “zahúrda” y no “zaurda”. No es estruje las meninges, hombre, déjelo estar.

  7. Muy justo ese de que la ilusión jacobina acaba en el carro de la muerte. Es una realidad de la que hay que descontar, eso sí, los que consiguen hacer negociocon ella.

  8. Ayer traía “L’Huma” –ah, los viejos tiempos– una entrevista con el pájaro del que habla gm. La verdad es que este tío les tiene a ustedes al día en España y fuera de España. Es una de las cosas que siempre respeté en él: su insaciable curiosidad intelectual y, en especial, su voracidad sociológica.

  9. Si no le gusta el rap por qué no pone a betoven y se cuelga por su cuenta. Déjenos a nosotros en paz mientras tanto aunque ni puta cuenta que íbamos a hacerle.

  10. Lo de “señoritos gavioteros” es por meter el dedo en el ojo, mayormente. Para los capullos en el puño reservo epítetos más festivos: macrochorizos, lavacocos, engañamemos, culiabiertos, felones, especulaplayas, traidorzuelos a la violeta, cagapoquitos. Socialistas, en una palabra.

    Y para estar a cierto nivelito, mi don Moromierda, debe aún leerse mil o dos mil libros más. ¿A que no le suenan los Miranda Podadera? Mientras tanto hace un ridi del carajo. ¿Y si probara a no entrar aquí donde tan poco se le echa en falta?

  11. ¿podría decir “socialdemócrata”, sin más, señora Epi, en lugar de “socialistas” a secas? SElo agradeceríamos muchos que seguramente compartimos no pocas de sus críticas y frustraciones.

  12. Lo inexplicable3 es por quñe aquí en USA no se produce otro tanto, algo como lo que ya ocurriera en los 60, sólo que ahora no sólo protagonizado por negros sino por pobres, sin más. Hay que medir las palabras, como pide Sociata, pero oculándo la realidad no ganamos nada: por eso digo “pobres”, y no se imaginan a qué extremos llega la pobreza en este Paraíso, que es como a ja le gusta referirse a nuestros países.

  13. Las formas actuales de la vieja protesta no se basan en ninguna idea, son sólo reacciones más o menos instintivas contra el orden desigual e injusto, de acuerdo, pero también expresión del cabreo por el fallo de una exigencia gratuita de felicidad. Una cosa era luchar por la utopía y otra reclamar una vivienda gratis. Cuando oímos estas reclamaciones, los viejos” no podemos evitar muchas veces una sonrisa, comno si pensáramos: “¡se van a enterar, con el Sistema”, estos anarcos de juguete.

  14. ¿Anarcos de juguete el movimiento urbano, el okupacionismo? Es una desgracia creer que la revolución se enterró en el 68, y eso es lo que les pasa a la mitad de ustedes que no echa de menos a De Gaulle o a Franco.

  15. Puntualizo: pesoeros, incluidas sus franquicias regionales. (Lo de autonómicas, visto lo visto, es puro sarcasmo). Pido disculpas a quienes -yo mismamente- algún día pudimos sentir cierta afinidad por el apelativo ‘socialista’.

  16. ¡Un pico y una pala para esos “revolucionarios”! Ah, y una pastilla de jabón. ¡Lagarto, a ser posible. Pero vamos a ver, ¿por qué regñla de tres tiene el conrtibuyente que pagarle un techo a porretas, titiriteros, turistas y otras especies del moderno des-orden?

  17. Temo que el “justo medio” comentado ayer no aparece por ninguna parte hoy, entre tanto radicalismo que, espero, sea más bien, arrebato que otra cosa. Haya paz, no podemos pasarnos de generación en generac. mirándonos como bandos hostiles, como hordas primitivas y preculturales. Incluso el rechazo de la cultura (algo de eso subyace bajo el varapalo del jabón Lagarto) no debe pasar de una simple no aceptación. Una vez más hoy perdemos el tiempo desviándonos de la perspectiva crítica que nos propone ja en su clumna, y es una lástima porque tiene mucha gracia, o me la ha hecho a mí, al menos.

  18. Qué le parece, Páter (y Jefe), la negativa del arzobispo granadino a aceptar la Ley de todos? ¿Es lícito pretender que los católicos sólo obedezcan la ley que les cuadre? Ahi queda la pregunta.

  19. Lástima que Borja no haya leído el muy cuerdo comentario que el heterónimo Belmonte hace un poco ma´s abajo de la Cruz del Sur. Si lo lee, podrá manteenr la pregunta dirigida al Páter pero no a gm.

  20. 20:23
    Por lo intempestivo de la hora de ayer repito mi comentario/réplica a D. Cardo:
    01:28
    El Griyo casposo no ha abandonado el blog. Solo lleva una temporada máh liao q’un palangre sin tiempo siquiera para leer la columna.

    El Griyo casposo no comprende pero agradece la presencia de D. Cardo, D. M. y alguno más porque ellos son el testimonio vivo de la pluralidad sin censura que vive este blog.

    El Griyo casposo no comprende, quizás porque no le dé el coco para tanto, a personas que leen diariamente a quien tanto les desagrada. Yo no sabría hacerlo.

    Pepe Griyo volverá en unos días cuando se haya desliado un poco.

  21. Está esto animadísimo.
    Acabo de leerme el blog que nos indica don Jose Antonio. Interesante. Instructivo. Guapo el chaval. Insolente. Ignorante. Insolente porque ignorante. La insolencia de la juventud que cree que todo es fácil y que no duda en dar lecciones. Exasperante (¿se dice?) Y por otro lado necesario: mejor que se expresen, que digan lo que piensan.Y dice verdades como una casa: habría que darles la posibilidad de que vieran que las cosas no son tan simples, de que trabajaran y trataran de realizar sus sueños. Es fácil criticar, lo dificil es realizar. Pero tiene talento, el chaval. Y si no se es insolente, algo revolucionario, e utopico de joven ¿cuándo sino?

  22. También yo veo la web sugerida por jagm, pero no con el entusiasmo de madame Sicard. Demasiado político el lenguaje, demasiado convencional, demasiado “copiado”, me parece. Peer, en fin, mejor que hablen, aunque sea para decir insolencias. En eso lleva razón Madame.

  23. Pingback: Daniel
  24. Pingback: Michael
  25. Pingback: Joseph
  26. Pingback: Emma
  27. Pingback: Hannah
  28. Pingback: Hannah
  29. Pingback: Hannah
  30. Pingback: Emma
  31. Pingback: Ethan
  32. Pingback: Christopher
  33. Pingback: Daniel
  34. Pingback: Olivia
  35. Pingback: Emma
  36. Pingback: Christopher
  37. Pingback: Olivia
  38. Pingback: Olivia
  39. Pingback: Olivia
  40. Pingback: Isabella
  41. Pingback: Hannah
  42. Pingback: Christopher
  43. Pingback: Joshua
  44. Pingback: Emily
  45. Pingback: Emma
  46. Pingback: Matthew
  47. Pingback: Emma
  48. Pingback: Joshua
  49. Pingback: Joseph
  50. Pingback: Joshua
  51. Pingback: Joshua
  52. Pingback: Madison
  53. Pingback: Ethan
  54. Pingback: Andrew
  55. Pingback: Andrew
  56. Pingback: Anthony
  57. Pingback: Michael
  58. Pingback: Anthony
  59. Pingback: Andrew
  60. Pingback: Emily
  61. Pingback: Daniel
  62. Pingback: Andrew
  63. Pingback: Michael
  64. Pingback: Jacob
  65. Pingback: Madison
  66. Pingback: Madison
  67. Pingback: Michael
  68. Pingback: Samantha
  69. Pingback: Olivia
  70. Pingback: Matthew
  71. Pingback: Ethan
  72. Pingback: Andrew
  73. Pingback: Matthew
  74. Pingback: Daniel
  75. Pingback: Matthew
  76. Pingback: Abigail
  77. Pingback: Emily
  78. Pingback: Anthony
  79. Pingback: Emma
  80. Pingback: Ethan
  81. Pingback: Joshua
  82. Pingback: Jacob
  83. Pingback: Jacob
  84. Pingback: Emily
  85. Pingback: Jacob
  86. Pingback: Hannah
  87. Pingback: Anthony
  88. Pingback: Andrew
  89. Pingback: Andrew
  90. Pingback: Ethan
  91. Pingback: Joshua
  92. Pingback: Michael
  93. Pingback: Ethan
  94. Pingback: Hannah
  95. Pingback: Madison
  96. Pingback: NelsonMartella
  97. Pingback: Millowker
  98. Pingback: Millowker
  99. Pingback: Millowker
  100. Pingback: Piterpolin
  101. Pingback: Piterpolin
  102. Pingback: Piterpolin
  103. Pingback: Piterpolin
  104. Pingback: FootzballM
  105. Pingback: FootzballM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.