“Al pulpo, ni reñirle”, ya saben lo del chiste. Ni al temible “kraken” de ese “entramado institucional paralelo” del que hablaba el acuerdo fundacional de los socios del “Gobierno del cambio”. Vean a la Junta –PP más Cs– pasar silbando ante su compromiso de “eliminar los entes instrumentales sobrantes” de la llamada “Administración paralela”, sin tocarle un pelo a los “chiringuitos” que, de pronto, resulta que todos serían imprescindibles. No hay lo que tendría que haber, por lo visto. Y eso sí, se abre la puerta al extraño invento del “personal laboral directivo de los entes públicos”, es decir, a despreciar una vez más -¡a los precitos funcionarios a los que la democracia les prometió una carrera administrativa!- y poner en su lugar al preferido. Está visto: prometer el famoso “cambio” está tirado; traerlo de verdad, es ya hablar de la mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.