No se habla ya del adelanto del curso escolar que se le antojó a la Junta, pero de lo que habría que hablar es del más que posible retraso de esa inauguración en el caso de que la pandemia de gripe se mantenga, como hasta ahora, amenazante y desconocida. Varias autonomías ya se lo están pensando, a pesar del voluntarismo del Gobierno, sobre todo tras la protesta de la OMS de que no sería bueno precipitar las vacunaciones en el caso más que dudoso de que haya vacunas disponibles para entonces, porque tampoco se trata de experimentar con nuestros escolares y docentes. La Junta cierra va boca por si acaso y a muchos padres no les llega la camisa al cuerpo. Sin pedirle peras al olmo, hay que exigirle a Educación y a Salud que aclaren cómo se prevé ese amenazado curso. El resto, aunque grave, puede esperar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.