Gran despliegue propagandístico en Francia, y en la UE en general, ante la liberación de las enfermeras búlgaras y el médico palestino condenados a muerte en Libia por el inconcebible delito de haber inoculado deliberadamente el virus del sida a quinientos niños. Se pone de relieve el “gesto de humanidad” del régimen de Gadaffi y el mérito compartido por el matrimonio Sarkozy y la administración europea, que han actuado como mediadores con los buenos oficios del emir de Qatar, actor, a su vez, como mediador de mediadores. Todos contentos. El propio ‘Sarko’ viajará a ese país que vive vuelto de espaldas al mundo para agradecer la decisión que, todo hay que decirlo, no ha sido tan gratuita como se pretende presentar, pues fue acompañada del pago de un rescate (porque eso es lo ha sido) de un millón de dólares por niño presuntamente inoculado. Curiosa situación ésta en que Occidente suplica o negocia con países islámicos por la vida de rehenes, extraño cambio de papeles que pone de relieve, en primer término, el éxito relativo pero indudable del terrorismo en cualquiera de sus formas (incluyo el institucional, es decir, el que practican los Estados parapetados en su ley), y en segundo plano, la capacidad de la política para metabolizar lo que le echen, incluso si lo que le echan es una miserable conspiración como ésta de esos sanitarios que han purgado ocho terribles años de cárcel en aquel país. ¡Pero que notición el de madame Sarkozy posando en plan hada madrina en la escalerilla del avión y la Unión Europea apuntándose, por una vez y sin que sirva de precedente, el tanto de un logro internacional en esa delicada zona! Nadie habla, por supuesto, de los millones pagados, como si el pago de un rescate fuera de recibo entre sociedades civilizadas y como si la vida de las personas –la de los niños contagiados, la de los facultativos víctimas– resultara tan fácil de tasar. Un millón de dólares es una cifra convincente lo mismo para vencer la honestidad de una dama (recuerden la oferta de Robert Reford)  que para valorar su cogote.

                                                               xxxxx

Desde luego hay que admirar la capacidad de esta tropa para sacar agua de donde no la hay. Por ejemplo, para transformar en un éxito diplomático y en una importante baza de la estrategia “monarquista” del presidente francés, el fin de una tragedia que ha durado ocho años y que por poco acaba como el rosario de la aurora, con las enfermeras y el médico colgando de una soga en el mejor de los casos. No es que uno rechace la negociación, nada de eso; es simplemente que cualquiera se rebela ante el episodio del rescate, ante le montaje político y mediático para quitar de la vista del público esa escena decisiva que ha sido el pago de los quinientos millones de dólares, teóricamente destinados a conseguir el perdón de la parte ofendida y que vayan ustedes a saber, por supuesto, en qué manos o en qué caja numerada de banco suizo acabarán aterrizando. ¿Se debe negociar ante estos retos a la decencia que son los secuestros de hecho o “de derecho”? Pues posiblemente sí, a ver cómo coños sostener lo contrario, pero lo que no se debe es poner precio a una vida humana y acabar pagándolo. Entre otras cosas porque menudo negocio acaba de descubrir ese complejo submundo con el que no compartimos ni los presupuestos éticos ni, por descontado, los jurídicos. Una vez protestamos (algunos) contra el brutal bombardeo de Trípoli ordenado por Reagan  en el que el propio Gadaffi perdió a una hijita. Ahora pienso que deberíamos hacerlo a coro en lugar de simular que festejamos esa “humanidad” con tarifa venturosamente mostrada por los secuestradores. ¡Pero como lucía madame Sarkozy posando en la escalerilla del avión! Seguro que el glamour de esa imagen no se le ha escapado a ni Gadaffi ni a sus contables.

20 Comentarios

  1. ¡El precio de la vida! Recuede a Papini, amigo ja: “Cualquiera sabe el precio de una mujer en el mercado”. Y el de un hombre, por supuesto. ¡¡Y el de un niño!! La defección frente al islamismo es puro miedo, jindama ocmo usted gusta decir, a la flamenca. Interesante. Espero que se enriquezca con comentarios útiles sin perder el tiempo en exhibiciones personales.

  2. He leído, visto u oído -no lo recuerdo- que la infección a esos niños no fue voluntaria, sino consecuencia de la carencia de medios de esterilización de material sanitario y/o falta de jeringuillas de un solo uso. ¿Alguien me lo confirmaría?

    En cuanto al precio de la vida humana repasen las tarifas de las aseguradoras, de accidentes de tráfico o laborales. Desde la pérdida del pulgar (opósito, como bien apuntó alguna vez el Maestro) hasta de la misma vida del accidentado. En todas partes cuecen habas. La exhibición de madame ‘Sarko’, sólo es una muestra de la grandeur gaullista que se reinaugura.

    El ponerse de rodillas con elevación de nalgas y esfínter anal hacia el cielo va siendo ya algo común. La justa retirada de Irak debió hacerse con los pantalones en su sitio y la cabeza al frente. Por cierto ¿se imaginan una caricatura del monarca saudí y una de sus esposas, calculando que el niño les nazca en Ma(laya)rbella?. Entonces sí que habría un mosqueo real y fusiles al amanecer.

    (¿Alguna muestra de exhibición personal? Mucho me temo que sí, mi don Prof del alma).

  3. Es cosa distinta la evaluación de un miembro, mi querido don Pero, y hábito viejo del derecho, necesario en última instancia, respecto del “precio de una vida” a que se refiere nuestro benemérito don ja. Muchas veces los jueces se han visto en la precisión de aplicar con repugnancia las tarofas a las que se refiere, pero lo que la columna denuncia, en el fondo, es el hecho de que aquí lo que ha habido es un secuestro de Estado por el que se ha pagado un rescate.

  4. Tampoco hiy encuentro ni dentro ni fuera otras voces que protesten en el sentido que lo hace gm. Deslumbra sismpre el colofón de Shakespeare, “bien está lo que acaba bien”, peor todavía, menos mla, hay espírutus que se rebelan contra esa lógica sumisa.

  5. Por Dios bendito, Pero, no había la menor insidia en mi comentario. Usted me parece una persona culta, sensata, desencantada pero firme, escéptica sin dejar del todo la esperanza. ¿Estaría aquí tan temprano cada día si no fuera así, se detendría muchas mañanas con sus amiguetes del pueblo llano, como nos tiene contado, sentiría tanto cariño (eso se nota) por la chinita de su vecindad? Se le quiere, don Pero, no sea tan susceptible, porfa.

  6. Evidentemente el contagio de esos niños no fue siquiera fortuito sino inevitable dadas las condiciones sanitarias en que se debían mover esos desgraciados, abnegados, cooperantes. Todo este dramático negocio es una vergüenza y jagm hace lo justo enfrentándose al comentario masivo y tañendo la campana grave en vez de repicar.

  7. Hoy estaría de acuerdo con este oportunista si no duera porque se le nota a leguas su islamofobia potenciada por su zapaterofobia/psoefobia. LO siento.

  8. Reconozco a distancia un escrito de gm. Por eso creo que el editorial de EM de andalucía lo ha escrito hoy él. No se lo pierdan si quieren comprobar cómo va el cambalache Gobierno/jueces.

  9. Tiene usted toda la razón, mi respetado señor de las puñetas. Creo que en pocas líneas he metido la gamba al menos un par de veces. Ciertamente es del precio de un secuestro de lo que se trataba y lleva su Señoría toda la razón del mundo cuando lo puntualiza. Pero no creo que nadie dude que el mundo de las aseguradoras, como el de los bancos, conforman el ámbito más turbio y cenagoso de tanta pestilencia como se acumula en nuestra biosfera.

    Picajosillo me levanté mi don Prof del alma. Usted sepa admitir la disculpa que le solicito con el máximo de humildad de que soy capaz. Hace plenos al quince con los calificativos del escepticismo y el desencantamiento. En los otros le mueve su bonhomía, porque no sabe usted la clase de bicho que teclea estas líneas.

  10. De acuerdo enteramente en el fariseísmo que supone ocultar un recsta sin el que no se habría producido, al parecer, el “perdón”. ¿Hay alguien tan absurdo como para aceptar que unos cooperantes se dedicaran a contagiar niñitos? La tiranía de Gadaffi ha hecho cosas terribles, inlcuído derriobar un avión de pasajeros en vuelo, y ahora monta esta chirinbguito de secuestros, eso es todo, ante la pasividad de Occidente.

  11. Apoyo el comentario y la propuesta de Beturia para que se lea con interés el editorial de El Mundo de Andalucía sobre el atraco político-judicial perpetrado en Zahara de la Sierra. Harán bien en leerlo para estar en antecedentes y ser capaces de juzgar con conocimiento de causa lo que pueda ocurrir en este pueblo tras el auténtico “golpe” de mano que ha roto las urnas, aunque este es un pueblo tranquilo y enemigo de pendencias. Con toda tristeza les ruego que lo lean y hasta me atrevería a pedirle a gomez marín que lo cuelgue aquí para que todos puedan opinar.

  12. Magnánima y valerosa la columna en este día del patrón señor Santiago, que parace que a don josian le pone la Providencia en bandeja estas coincidencias tan estupendas. Absurdo, lo de creer la versión libia; oportunista la actitud de Francia y de la Unión Europea, con independencia de su buen resultado; canallesco el pacto de silencio que encubre el negocio del secuestro/rescate. Dios se lo pague una vez más, don ja.
    (He leído el editorial de Zahara, en efecto, y la sentencia del TC me parece descomunal. No se equivoca gm pronosticando malas consecuencias futuras a esta arbitrariedad que tiene toda la marca de los arreglos político-judiciales que están arruinando nuestra democracia).

  13. Miedo, jundama. No hace falta decir más. No se trata sólo de esconder le negocio de los 500 millones sino de no molestar al sátrapa que dicen que se retira al desierto solo con una cabra para meditar.

  14. Un martirio que acaba siempre está bien, don ja, aunque no nos guste la puesta en escena ni la utilización que de él han hecho, de eso no cabe duda, lo mismo el “couple” Sarkozy que la UE. Lo que es ina infamia es que se haya esperado ocho años para exigirle al asesino que derribó el avión un cambio de estrategia. Da asco esta política y produce una pena infinita pensar cuánta gente padece olvidada en cáceles o esperando al verdugo mientras los brillantes “mediadores” de Libia se retratan.

  15. Daría algo por conocer ese editorial y lo ocurrido en Zahara, pero de momento me apunto al acuerdo general sobre la tesis de la columna: que ya incluso el secuestro de Estado sirve a ciertos países de la órbita islámica y que ante ello Occidente reacciona (no lo diré yo como ocn tanta gracia dice don Pero Grullo) bajándose los pantalones. En USA apenas se ha comentado el hecho y los que lo han hecho insisten en la cara oculta de la maniobra de Gadaffi, aquí universalmente odiado por lo del derribo del avión. Claro que él dirá que si a él lo perdonaron a cambio de pagar un dinero (rescate) a ver por qué no va a hacer él lo mismo con los occidentales. ¡Es tan poca cosa Bulgaria y tan subido está el papel de la morisma! (Divertidisima la anotación del señor Cura avisándonos de la festividad del “hijo del Trueno”).

  16. Gracias rendidas, mr. Miller, y una preguta: ¿dónde están los habituales, en especial doña Marta Sicard, don Berlin, don Griyo…? Supongo que de veraneo. Y a nuestra Mendozina, aue reaparece un poco baja de forma psíquica, recomendarle valor, ejercicio y templanza, aparte, claro, de obediencia a la galénica legión.

Responder a mendozina Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.