Al popular alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, se la han colado doblada desde su partido al obligarlo a tragar con el ignominioso paripé de reconvocar a la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) para dar marcha atrás y decir Diego donde dijeron digo, rechazando los proyectos de ley de autonomía municipal de la Junta, los propios alcaldes del PSOE. Un trágala amargo y degradante que disminuye su figura hasta dejar clara la inutilidad de una institución sometida sin remedio a los intereses o al capricho de la mayoría en el Poder. Toscano ha quedado en evidencia para cubrir a Pizarro. El partido manda y cartuchos al cañón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.