Más o menos 10 millones de los antiguos tendrá que abonar la Junta de Andalucía al ex–director general de Empleo, Javier Guerrero, ese buco desahogado sobre el que, desde un principio, la Junta ha tratado de resumir las responsabilidades por el enorme mangazo del “fondo de reptiles”. Lo ha ordenado así el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) como consecuencia de los inhábiles procedimientos administrativos con que esa Junta trató de quitarse administrativamente de encima el mochuelo y fijarlo con fuerza en el hombro del imputado. EL TSJA debe de haber pensado que a ver por qué Guerrero iba a ser menos que quienes lo acompañaron en esa aventura que, contra toda evidencia, no es horizontal, como quieren los barandas, sino por completo vertical.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.